La persona por encima de todo

Panorama Digital
Panorama Digital
La persona por encima de todo
/

¿Priorizar la economía o la salud? La respuesta debería ser obvia, pero, lamentablemente, para muchos priva el interés del dinero por encima de la persona humana.

Conforme ha avanzado la pandemia provocada por el COVID-19, la humanidad ha aprendido duras lecciones, sea por desconocimiento, porque han pesado unos intereses más que otros, hasta por impaciencia y temor. Todavía hoy, la sociedad mundial, y también la costarricense, se debate entre varias ideas y discusiones con el fin de balancear economía y salud.

La persona humana debe estar por encima de todo. Sin el ser humano no hay economía que valga; si la persona no está en el centro del desarrollo, ¿para qué economía?

La pandemia solo vino a maximizar los males de una sociedad que hace mucho tiempo apostó por la economía, cabe decir, por una economía para unos cuantos. Solo en Costa Rica este modelo de desarrollo ha generado una brecha de desigualdad que se hace cada vez más grande.

Cuando hay más de un millón de costarricenses sumidos en la pobreza, no podemos ni siquiera echarle la culpa a la pandemia. Antes de esta, ya la pobreza y la pobreza extrema reflejaban cifras que son una vergüenza en nuestra nación.

Haber apostado por un modelo de desarrollo que no privilegia a la persona, solo vino a acelerar el ya de por sí creciente desempleo. Sabemos que este se duplicó a tan solo pocos meses de que se suscitara el primer caso de COVID-19 en Costa Rica.

Lo peor es que no se vislumbra otra cara en el corto o mediano plazo, es más ni siquiera en el largo plazo. Cuando la educación costarricense pública se paraliza incluso en la modalidad virtual, a causa de la desigualdad en el acceso a la tecnología, esto es una señal clara de que la persona no está en el centro del desarrollo.

En un comentario anterior hablamos de la amenaza que representa la cuarta revolución industrial para el empleo de las personas. Hoy, por tanto, el hecho de que las autoridades de Gobierno reconozcan que la educación no puede continuar por esa carencia de recursos en cientos de miles de familias, solo termina por exponernos a un futuro incierto para estos niños y jóvenes con bases poco sólidas en su educación y pocas posibilidades de crecimiento.

Lo vuelvo a repetir, la persona humana debe estar por encima de todo. Si esto no se entiende en la sociedad no hay futuro sustentable.

Ocupamos un cambio de rumbo si realmente queremos un desarrollo integral; una sociedad próspera y el mejor futuro para el ser humano. Esto solo se logrará poniendo a la persona humana en el centro y por encima de todo.