Inicio de año ordenado

Panorama Digital
Inicio de año ordenado
Loading
/

Por lo general aprovechamos el cambio de año para proponernos muchas cosas y en la mayoría de ellas lo que refléjanos es un deseo de cambio con relación a lo que hemos venimos haciendo. Esto es bueno, cambiar siempre traerá beneficios si el cambio al que aspiramos es para buscar ser mejores personas y así poder disfrutar más de esta vida que estamos teniendo.

Precisamente por eso y para eso el enfoque del cambio que queremos aplicar debe ser muy personal. Es decir, el cambio al que aspiramos es y debe ser para quedar bien con nosotros mismos y no para satisfacer o quedar bien con los demás. Esto último nos llevaría a tener muchas obligaciones y responsabilidades, que irremediablemente nos llenarán de tensión, de estrés y de esto no se trata.

Cambiar para satisfacer nuestras necesidades y nuestros deseos y aspiraciones, es lo que nos debe importar y sobre por lo que debemos trabajar. Posiblemente afectemos a los demás con nuestros cambios para nuestro bien personal, pero la prioridad siempre debo ser yo pues si no estoy en paz conmigo mismo, no podré estarlo con los otros.

Vivimos afectados negativamente, con muchas preocupaciones y con una carga enorme por quedar bien con los demás, incluso hasta con nuestra apariencia física. Esto nos lleva incluso a una no aceptación de nosotros mismos y nos llenamos de temores e incluso de odios y no vivimos con alegría y paz con nosotros mismos.

Somos bombardeados diariamente con mensajes que nos indican y a veces casi que nos exigen que nos comportemos de tal o cual forma, que nuestro cuerpo debe tener tales y cuales medidas. Que nos tenemos que vestir de tal o cual manera. Que debemos cumplir con tales expectativas.

Por pretender, por pretender y cumplir al pie de la letra con esos patrones sociales, dejamos de ser nosotros y vivimos sumergidos en insatisfacciones y rencores con nosotros mismos por no lograrlo.

Dejemos de lado todo eso y vivamos para y con nosotros mismos y según nuestras propias reglas, eso si, con valores morales, cívicos y espirituales que nos llenen de energía positiva. Especialmente creciendo en la relación personal con Dios, “cualquiera que sea su idea de Él. Entendiendo que si cambio yo para bien todo mi entorno cambiará igualmente para bien.

Dios quiera que ese sea nuestro propósito para este nuevo año.

Los comentarios están cerrados.