El Día Mundial del Futuro

Panorama Digital
El Día Mundial del Futuro
Loading
/

En la 41° Conferencia General de la UNESCO se declaró el Día Mundial del Futuro, a partir del pasado 2 de diciembre de 2022. Es decir estamos estrenando una nueva celebración mundial, una para pensar en el futuro.

Es una invitación abierta a todos los países del mundo a desarrollar sus capacidades y abordar retos, garantizando el desarrollo sostenible para las generaciones futuras.

Constituye una oportunidad propicia para reflexionar sobre las oportunidades, retos y amenazas de la humanidad, así como la aplicación de iniciativas para el futuro, entre las cuales se contemplan la inteligencia artificial, reducción del cambio climático, ciberseguridad, tecnología y la biología sintética.

Precisamente hoy casi todo el mundo está con la atención puesta en un torneo de fútbol, en el que se dan sorpresas respecto a quienes logran avanzar, de lo que se habla en general es sobre “las nuevas generaciones de futbolistas”, se habla del cambio generacional, lo que implica darle oportunidad a los jóvenes que vienen y avanzarán hacia ese futuro.

En la mayoría de las empresas y organizaciones el tema de nuevas generaciones, es primordial porque en todo sentido se tiene claro que si no hay una sustitución adecuada de generaciones nos estancaríamos y esto sería muy peligroso y hasta eventualmente caótico.

El Día del Futuro debe llevarnos a reflexionar sobre lo importante de la educación técnica y profesional para las nuevas generaciones, para que a partir de ellas, puedan lograr las destrezas y conocimientos necesarios para enfrentar los retos futuros de mejor forma, tal como lo hemos hecho nosotros. Sin embargo las nuevas generaciones deben asumir un compromiso mayor del que nosotros asumimos.

El futuro del mundo, de la sociedad, nadie puede adivinarlo, pero  es claro que está en manos de los que vienen detrás de nosotros, por eso lo urgente y necesario que reciban la mejor de las educaciones; especialmente en los campos de la moral, la ética y el crecimiento espiritual.

Si lográramos que los que vienen detrás nos superaran en esos aspectos el futuro estará seguro. Porque a través de ellos acabaríamos con la corrupción que es el peor de los males.

El futuro exige además de conocimientos, transparencia, honestidad y hacer crecer la verdad en todo sentido. Dios quiera podamos enseñar a los que vienen a que se esfuercen y logren sus metas y nuestro ejemplo será especialmente importante como referencia para ellos.

Los comentarios están cerrados.