El cáncer sigue esperando.

Comentarios
Comentarios
El cáncer sigue esperando.
/

Durante el tiempo que se ha desarrollado la pandemia del Covid19, han muerto unas 50 mil personas en todo el mundo, contra unos 2 millones de personas de cáncer, en lo que va de este año.

Aquí mismo, en nuestro país, en este mismo año se diagnosticarán unas 12 mil personas con dicha enfermedad. Una tercera parte de los cuales perecerá.

La primera Junta de Caridad, antecedente de la actual de Protección Social de San José, se fundó el 5 de octubre de 1845 para construir un Hospital.

El Instituto Costarricense contra el Cáncer se creó por Ley 7765, para desarrollar una estrategia integral y coordinada contra el Cáncer, y construir el Hospital Oncológico Nacional para todas las personas aseguradas o no aseguradas, indigentes y particulares, para lo cual llegó a disponer de un capital de cerca de $ 60 millones de dólares, suficiente para la construcción de un hospital de unas 100 camas y para tal efecto se adquirió un terreno.

Pero un hospital contra el Cáncer requiere para su funcionamiento de personal especializado, es por esto que en aquel entonces, el ICCC otorgó 253 becas a especialistas para que se formaron en las mejores universidades y centros de enseñanza del mundo en las diversas ramas científicas de esta enfermedad.

El costo requerido para su puesta en marcha estaba debidamente asegurado y el Estado costarricense no debía de incurrir en endeudamiento alguno ni crear nuevos impuestos para financiarlo.

El ICCC  financió su operación, programas y proyectos mediante la asignación del 80% de un impuesto del 12% sobre todos los premios de lotería, apuestas deportivas, Juego Crea y el Bingo de la Cruz Roja,  bajo el control y supervisión de la Contraloría General de la República y otros entes.

Sin embargo, fue la misma Junta de Protección Social la que promovió la Ley, mediante el expediente 16063, para la eliminación de los recursos que se le daba al ICCC.

La aprobación de dicho proyecto de Ley implicó lógicamente la desaparición del Instituto contra el Cáncer. Esto produjo como resultado inmediato el agravamiento del estado actual de desarticulación que en materia de atención oncológicasufren los pacientes con Cáncer.

Lástima que toda la atención política que se le ha dado a Covid19 no se le dio a una enfermedad que también crece exponencialmente, el Cáncer.

Los comentarios están cerrados.