El amor es solidaridad

Panorama Digital
Panorama Digital
El amor es solidaridad
/

El tema de los trasplantes de órganos es uno de los más relevantes en los últimos tiempos; sin embargo, el conocimiento y la conciencia social sobre la importancia de la donación de órganos no se ha extendido en Costa Rica como se debiera debido a que no se han brindado la educación e información necesarias.

En España, por ejemplo, por cada millón de habitantes existen cuarenta donantes potenciales de órganos. Este hecho debería servir de ejemplo para que tanto los organismos específicos del Estado, como también los no gubernamentales, los centros educativos, y la sociedad en general, nos comprometamos a sumar voluntades para profundizar nuestra conciencia sobre este sensible y trascendente tema.

Debemos tener muy en cuenta que cualquiera de nosotros, o nuestros familiares o amigos, podría requerir un órgano para seguir viviendo. Si logramos una verdadera cultura de donación de órganos como existe en España, es muy probable que recibamos ese órgano al necesitarlo.

Recordemos que la profesión médica reconoce que el trasplante de órganos implica un significativo avance en el conocimiento científico en pro de la salud y el bienestar de la humanidad, pues el poder prolongar la vida de una persona es algo realmente humanitario.

Además, en esta humana misión, debemos pensar en todas aquellas personas que han perdido su vida al no haber tenido esta oportunidad ya que podemos convertir estos hechos dolorosos en motivo de esperanza, al hacer que sus muertes se traduzcan en la fuerza que impulse este compromiso nacional con la vida.

Definitivamente la conciencia social sobre la importancia de donar órganos ha de extenderse, y eso se evidencia en un sensible aumento de la cantidad de ciudadanos quienes dejen expresa constancia de su voluntad de ser donantes. Por ello, en la medida en que crezca la cantidad de donantes potenciales, serán mayores las oportunidades de cientos de pacientes que necesitan algún tipo de trasplante para ganar esas duras batallas que libran contra las enfermedades.

Tengamos en cuenta que el amor es solidario, y la solidaridad es darse y compartir con otros; por lo tanto, el compromiso por educarnos y tomar conciencia sobre la magnitud de donar órganos es una expresión muy significativa en tanto que encierra el sentido de un acto de amor y vida. Ante este panorama,debería informársele más al público los beneficios en materia de trasplantes e incorporarse en todo documento de identificación la declaración de las personas aceptando o negándose a ser donantes voluntarios de órganos.

Ojalá sean muchos los llamados a la generosidad y sensibilidad de los costarricenses, y múltiples las respuestas; porque son muchas, también, las personas que esperan un órgano para recobrar la esperanza de vida.