Cuatro pilares para que seamos felices

Panorama Digital
Panorama Digital
Cuatro pilares para que seamos felices
/

 “Debemos dejar de buscar la felicidad en experiencias externas a nosotros mismos”

 Estas son las palabras del Khedrupchen Rinpoche, quien es reconocido como la quinta reencarnación de un maestro espiritual en Bután.

 Este joven de 31 años ha reflexionado y estudiado las inquietudes de los seres humanos y ha definido cuatro pilares para que seamos felices.

 Dos datos para ubicarnos en el contexto, por un lado, Rinpoche ascendió a maestro espiritual a la edad de 19 años, convirtiéndose así en la persona más joven en alcanzar tan alto honor.

 Por otra parte, el Reino de Bután es conocido en todo el mundo por su medida poco convencional para medir el desarrollo nacional, la cual ha denominado Felicidad Nacional Bruta.

 Esta medición toma en cuenta aspectos como Bienestar psicológico, Salud, Uso del tiempo y educación.

 Explicado esto pasemos a conocer los cuatro pilares que promueve Khedrupchen Rinpoche para que seamos felices, mucho oído: bondad o amabilidad amorosa, compasión, desapego y karma.

 Por cuestiones de tiempo vamos a saltarnos los dos primeros pilares que parecen sencillos de interpretar para pasar primero con el desapego debemos entenderlo como que no podemos resignarnos a que algo se quedará así para siempre, sino que lo malo pasará y lo que está bien también puede cambiar, por lo que no podemos apegarnos a una circunstancia, ya que esta tarde o temprano variará.

 Por su parte el karma es el aceptar que sus acciones y elecciones tienen un impacto en el mundo que le rodea.  Si usted siempre manzanas, cosechará manzanas, si siempre discordia, cosechará discordia, si lo que siempre es algo positivo, pues recibirá algo positivo. Así de sencillo.

 Estas reflexiones las ofreció Khedrupchen Rinpoche, a BBC Mundo y al final de la entrevista el joven monje sabio dejó una reflexión final:

 «Recuerda siempre que lo más importante es vivir la vida en el momento presente, y que la felicidad no es un subproducto de factores externos, sino el resultado de condicionar positivamente tu propia mente. La felicidad está al alcance de todos «.

Los comentarios están cerrados.