Celdas rosadas

Panorama Digital
Panorama Digital
Celdas rosadas
/

Se dice que el color es capaz de estimular o deprimir, o de crear alegría o tristeza. Así mismo, hay quienes defienden que determinados colores despiertan actitudes activas o por el contrario pasivas. Y también están los que dicen que con colores se favorecen sensaciones térmicas de frío o de calor, y que también podemos tener impresiones de orden o desorden.

Por ejemplo, los que defienden la teoría de que los colores afectan nuestras emociones dicen que el color rojo genera un impacto de poder, energía, autoridad y presencia. Por su parte, el blanco transmite una imagen de frescura, bondad y pureza.

También se indica que el Amarillo transmite juventud, luz y alegría; e incrementa el ánimo. Y el verde irradia armonía, calma los nervios, y expresa credibilidad.

Analizado esto le vamos a contar que en Europa y Estados Unidos algunas celdas están pintadas con un color rosado, para que este color provoque que disminuya el comportamiento agresivo de los presos.

La primera prueba de los efectos de un tono de rosado en particular fue muy contundente, ya que indicaba que sólo se necesitaban 15 minutos de exposición a la celda pintada para que los presos disminuyeran su comportamiento agresivo y su violencia potencial.

Sin embargo, esa primera prueba no logró replicarse, es decir, solo en esa oportunidad, al menos una documentada, se logró que los reos se calmaran. Aun así, hasta la fecha en muchas cárceles se siguen pintando con el famoso color rosado, con la esperanza de conseguir nuevos resultados satisfactorios.

Incluso en Suiza han extendido su aplicación y en algunas estaciones policiales tienen los llamados “tanques para ebrios”, que son habitaciones de color rosado, que se usan específicamente para aquellas personas que son arrestadas por cometer faltas leves en estado de ebriedad. Según los voceros policiales, el rosa ayuda a calmar a los intoxicados y produce que se duerman en forma más tranquila.

Mientras tanto la polémica de las celdas rosadas continúa entre lo que confían en que realmente los colores pueden impactar nuestro comportamiento al punto de calmar a los presos y los que opinan que eso no es más que argumentos de psicología barata.