Asómese al espejo

Panorama Digital
Panorama Digital
Asómese al espejo
/

¿Quién soy, de dónde vengo, hacia dónde voy y dónde llegaré, qué merezco? Estas y muchas interrogantes existenciales pululan en la mente, indistintamente de la edad, sexo o estatus social; interrogantes que, en el mejor de los casos, es importante contestar con claridad, para definir una ruta exitosa a seguir en la vida.

Algo importante de definir es el concepto de éxito, para muchos erróneamente el éxito es la felicidad, que se circunscribe en alcanzar metas de diferente índole para ser feliz, metas atesoradas como trofeos, se alcanza una meta y se propone otra, y así sucesivamente en busca de la felicidad, entonces ¿Cuándo se va a ser feliz?

Lo cierto es que la felicidad  es una decisión personal consistente he inquebrantable, no depende de otras personas, la felicidad es el sendero que se disfruta rumbo a las nobles metas, el irradiar y compartir la felicidad interna, genera empatía y buenas relaciones interpersonales como complemento.

Al despuntar el alba, quizás, lo primero en hacer es un asomo al espejo, a quién se mira, si correcto a usted, pregúntese ¿Quién soy? Ni más ni menos la persona más importante de este mundo, una bella persona, con virtudes, capaz de lograr las nobles metas que se proponga, es fuerte, no deje que nadie ni nada robe sus sueños.

La vida está colmada de oportunidades, indistintamente de la situación en que se esté, oportunidades buenas y malas; cada quién decide cuáles oportunidades toma y cuáles deja ir, son decisiones personales, donde la suerte no interviene, lo importante en este punto es analizar con detenimiento cuáles conviene tomar.

Nobles metas, atinadas decisiones en cuanto a las oportunidades que se presentan, confianza en Dios, en uno como persona; honestidad, esfuerzo, constancia y espíritu de superación, es la receta para alcanzar las nobles metas, no existen límites ni obstáculos, si la voluntad se impone ante las dudas y las indecisiones.

Usted es la persona más importante de este mundo, se merece lo mejor, sin embargo, nada le caerá del cielo, lo bueno que quiera lo forjará con trabajo honesto, porque lo merece y ha trabajado para ello.  Toque las puertas que tenga que tocar, unas se abren otras se cierran, entre más veces le digan no, más cerca estará del próximo sí.

Usted es una gran persona, esa que a diario ve en el espejo, humilde en la ignorancia y en la sabiduría, generosa y compasiva con lo que tiene, firme y honesta ante las tentaciones, luchadora y perseverante ante los obstáculos, usted es una persona capaz de dar y recibir amor.