Anexión de Guanacaste 2022

Panorama Digital
Anexión de Guanacaste 2022
Loading
/

Celebramos un aniversario más de la anexión de Guanacaste a Costa Rica. Recordamos cuando aquellos hombres y mujeres del norte decidieron en 1824 ser ticos para siempre. Desde entonces juntos en un solo corazón no dejamos de gritar con emoción y algarabía la felicidad que sentimos entre retahilas y poesía.

Bella tierra, rincón caliente donde el sol canta pampa, pampa te vio el sabanero y ya nunca te pudo olvidar. Conviven en la llanura pavas y cariblancos, los maliches susurran en la mañana que pareces un chutil de cornuzuelo donde la hormiga cachudita vive, y la noche huele a Nayuribe.

Gente morena sencilla de la orilla de un fogón, que calienta el alma para abrirle la puerta al que quiera llegar. Seguro no le faltará un gallito con tortilla palmeada, arrocito, frijoles, una cuajada, rosquillas o tanela.

Allá no se ruega por una sonrisa porque todo es pura “guanacastecada”, tierra alegre y buena para las fiestas. Las marimbas entonan parranderas, hasta la madrugada cuando llega la bulliciosa diana.

Se baila zapateado y el Punto Guanacasteco. Parejas que adornan escenarios con coloridas faldas. Pañuelos típicos coquetean a las muchachas, y los chonetes conquistan porque son símbolo del sabanero que agarra caballo y albarda para hacer su trabajo con sudor y esfuerzo. Se gritan bombas para zarandear las emociones con letras como – del cielo cayó un pañuelo y en cada esquina decía Guanacaste de mis amores-.

La Lupita que vive en la iglesia colonial de Nicoya y Esquipulas de Santa Cruz salen a bailar en las fiestas, regalan milagros por montones de agua fresca para la milpa y para los corazones heridos por alguna pasión.

Ayyyy mi Guanacaste del alma sin tus playas no podría vivir porque tus atardeceres encendidos parecen la cáscara de un mango maduro alumbrado con hilos de oro. Tus calles polvorientas por donde caminaron los sueños de mi infancia han guardado en mi alma la historia y el amor chorotega, el arte de Guatil, el valor de Curime, el poder de Diriá y de Nicoya.

Gracias Guanacaste, nunca olvidaremos que cuando alzó el estandarte Briceño fue … “de la patria por nuestra voluntad”. “Uyuyuy bajura”.

Los comentarios están cerrados.