Alto a la violencia en las calles

Panorama Digital
Alto a la violencia en las calles
/

Si bien es cierto que el año 2020 fue un año atípico en las carreteras, a causa del aumento de restricciones en la circulación por efecto de la pandemia, no obstante, es necesario reflexionar sobre nuestras actitudes y formas de comportamiento.

Como noticia, el Ministerio de Obras Pública y Transportes (MOPT) anunció semanas atrás el registro de 300 muertes en carretera, siendo la cifra más baja desde el año 2013, cuando el país contabilizó 294 fallecimientos. En 2019 hubo 440 muertes en carretera.

Aunque la cifra bajó, no podemos acostumbrarnos tampoco a cifras de 300 o 400 personas que fallecen en las calles, muertes que llevan luto a nuestras familias.

Lo realmente preocupante es ver cómo en diciembre de 2020 y en enero de 2021, se ha vuelto a dar un incremento de muertes en carretera. Parece que necesitamos de restricciones para evitar esta alta afectación en nuestra sociedad. Repito, parece que nos acostumbramos a estos hechos lamentables.

En diciembre pasado hubo 37 decesos siendo el segundo mes de más fallecimientos en carretera en el año 2020. En enero de 2021 hubo 36 fallecimientos. Como lo advierten las autoridades, estamos volviendo a tener más de 30 muertes por mes, como ocurría en los meses previos a la pandemia.

No podemos acostumbrarnos a estas malas noticias ni a la violencia en carreteras. Mi llamado es a que reflexionemos sobre nuestra forma de conducirnos. Debemos dar paso a la cortesía, a ser prudentes y cuidadosos con nuestro vehículo, con nuestra manera de manejar. Solo así podremos proteger nuestra propia vida, la vida de quienes nos acompañan y la vida de los demás.

A veces nos acostumbramos a un clima de tensión en las calles por andar en carrera, por el estrés, por preocupaciones, por actitudes que no ayudan a un ambiente seguro en las carreteras.

Según los datos oficiales, 74 decesos se dieron por imprudencia del conductor. En otro rubro, hubo 45 muertes por abuso en la velocidad. Incluso, a pesar de las restricciones, en los primeros 11 meses de 2020 hubo un incremento de 10% en casos de conductores manejando bajo los efectos del alcohol.

Hemos convertido, desde hace muchos años atrás, en verdaderos cementerios nuestras carreteras. No toleramos a veces que nadie nos alce a ver en las calles.

Ahora que hay menos restricciones, es importante que tomemos en cuenta que son vidas las que están en juego en las calles. Por ello, cambiemos nuestra forma de manejar, controlemos nuestra actitud al conducir.

Es preciso buscar una cultura de paz, bajar la tensión, no debemos desquitarnos con otros por lo que nos pase. ¡No pongamos en riesgo nuestra vida ni la de los demás!

Los comentarios están cerrados.