Alfabetización digital y la educación del futuro

Panorama Digital
Alfabetización digital y la educación del futuro
/

El inicio del ciclo lectivo 2021, nos obliga a poner las barbas en remojo. La modalidad educativa híbrida, que supone una mezcla entre la presencial y la virtualidad, significa que los más de 324 mil estudiantes que no cuentan con una conexión a internet, seguirán quedándose rezagados, con respecto a sus contemporáneos en el sector público, pero aún más, de quienes acuden al sistema educativo privado.

Tampoco es una garantía que los estudiantes reciban una formación acorde con los tiempos actuales, si se toma en cuenta que la conectividad en la mayoría de las escuelas, únicamente sirve para el envío de correos electrónicos.

Si lo vemos fríamente, Costa Rica celebrará su bicentenario, sin muchas diferencias en la forma en que se impartían las lecciones en los salones de clases al inicio de nuestra vida independiente. Debemos tomar un paso decidido hacia adelante y reformar nuestro sistema educativo y con ello, sentar los pilares de la Costa Rica de los próximos 200 años, donde las pizarras, con tizas o marcadores, sean sustituidas por las pantallas de los dispositivos móviles.

Nunca llegaremos a la Costa Rica del futuro, si como país, no le apostamos pronta y decididamente a la Alfabetización Digital. Porque si algo está claro, es que, en la actualidad, no es suficiente tener las destrezas básicas como saber leer, escribir y hacer operaciones matemáticas.

Es urgente avanzar por una nueva ruta, la de un modelo que ponga en el centro a las personas, particularmente aquellas en una condición de vulnerabilidad y que entienda que las repercusiones de no atender la brecha digital, pueden ser nefastas para nuestro sistema democrático, como lo ha comenzado a sufrir Estados Unidos con las noticias falsas y el reciente ataque a su Capitolio.

Por eso, presenté el proyecto de ley para crear el Programa Nacional de Alfabetización Digital, para garantizar que una porción de los recursos del Fondo Nacional de Telecomunicaciones, se invierta en nuestro principal motor de desarrollo: la educación.

La propuesta, permitirá asegurar algo que hasta ahora ha sido imposible, pese a los esfuerzos de los distintos gobiernos de turno: conectar a todas las escuelas de nuestro país, en una sola red de alta velocidad; llevando el internet a cada rincón de Costa Rica y así, finalmente  democratizar el acceso y el servicio, aún en aquellas comunidades  aisladas o alejadas, que en los 12 años de existencia de FONATEL, han quedado en el olvido.

Se trata de dotar a nuestra población de las herramientas y los conocimientos para ser más productivos, para desempeñarse en los puestos que tienen más demanda y que pagan mejor. Es, atraer a nuevas empresas, para que inviertan en nuestro país, pero también, incentivar el emprendimiento y la competitividad de más pequeñas y medianas empresas.

Es, garantizar el derecho al futuro.

Los comentarios están cerrados.