388 años de fe

Panorama Digital
Panorama Digital
388 años de fe
/

Si algo caracteriza a Costa Rica es su fe en Dios y, si algo le distingue también con singular devoción es su amor a la Virgen María, bajo la advocación de Nuestra Señora de los Ángeles.

Con profundo respeto para los no creyentes o para quienes guardan otras creencias, celebramos este 2 de agosto a la Patrona de Costa Rica, así también declarada por el Congreso de Costa Rica desde 1824, hace ya 199 años.

Desde el hallazgo de la imagen de “La Negrita” han pasado 388 años que retratan las raíces de un pueblo que confía su protección y pone en manos de Dios, mediante la intercesión de la Virgen, sus oraciones e intenciones particulares, así como el agradecimiento por su fiel cercanía.

Esta fiesta une a toda la nación más allá de las creencias religiosas. Se refleja también la cultura de un país que hunde sus raíces en la búsqueda de la hermandad, el bien común y valores como la solidaridad, la paz y la justicia social que le han caracterizado.

Testimonios impactantes y conmovedores de miles de personas se dan a conocer en estos días e infunden en nosotros esperanza para buscar una vida mejor y, esperanza también de que las dificultades se pueden superar con fe y con trabajo.

Cuando cientos de miles de personas se dirigen a la Basílica de los Ángeles, se muestra también una oportunidad para renovar nuestros mejores deseos de una sociedad más unidad y más próspera, de una sociedad que busca lo mejor para los demás y de una sociedad solidaria que responde con gestos de amor los favores recibidos.

Esta Fiesta Nacional es una oportunidad para que renovemos los valores que han hecho de nuestro país un ejemplo en el mundo. Es hora de retomar acciones que hicieron grande a Costa Rica, en distintos campos que propiciaron la consolidación de nuestra democracia o que fortalecieron diferentes instituciones al servicio de la sociedad en campos como la salud o la educación.

Especialmente para los creyentes que peregrinan y testimonian su fe, es también la oportunidad para que, de manera efectiva, con nuestras obras, contribuyamos a la construcción de una mejor sociedad: ahí donde nos encontremos, debemos mostrar acciones que reflejen honestidad y responsabilidad para con las tareas que se nos proponen.

Con motivo de esta solemnidad 2023, de nuestra Madre y Patrona, pidamos al Señor que proteja a esta nación, que siempre ha sido de paz y respeto, en medio de la crisis de violencia y criminalidad que lamentablemente vivimos. Que la intercesión fiel de la Reina de los Ángeles nos permita seguir viviendo en medio del trabajo y de la paz.

Los comentarios están cerrados.