Tiene más quien necesita menos

Vivimos tiempos confusos. Por ejemplo, si un transportista se suma a argumentos huelguísticos ajenos, incurre en culpabilidad personal y podría ser acusado. Al respecto de  huelgas, el artículo 60 de la Constitución Política expresa: “…” tanto los patronos como los trabajadores podrán sindicalizarse libremente, con el fin exclusivo de obtener y conservar beneficios económicos, sociales o profesionales.  Queda prohibido a los extranjeros ejercer dirección o autoridad en los sindicatos”. Pero no están facultados para cerrar carreteras. Lo que suceda cae bajo su responsabilidad.

En estos días se pretende cometer la insensatez de dividir el país y de fomentar una revolución del odio: católicos y evangélicos enfrenados; unos defendiendo 200 años de vida democrática y otros apoyados en el concurso de sindicalistas de izquierda y en capital extranjero, para adueñarse del Estado costarricense y del régimen democrático en vigor. Para esto mezclan el credo religioso y el credo político, mas la intromisión, igualmente inadmisible, de los fines de unos y otros.

Desde 1906, el presidente norteamericano Teodoro Roosevelt se impuso esa misma intervención para América Latina. Creo que todos los costarricenses debemos oponernos a esta insensatez o asalto. Pensemos primero en el valor de la libertad, la democracia y la paz. No cambiemos lo que somos por el afán desmesurado de este mundo,  envuelto en la locura de vivir en la abundancia.

Hace unos años se cantaba mucho un tango de Alberto Castillo todos queremos más, y más y mucho más. Un profesor, en cambio, dice: tiene más quien necesita menos. La vida es escoger.

Busquemos la sencillez y el amor al prójimo, así se vive mejor.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.