Temas para reflexionar

Un grupo de personas le ha solicitado a este servidor un elenco de temas para reflexionar  y así –dicen- mejorar sus vidas. Estos son algunos temas,  extraídos, principalmente, de la memoria colectiva del costarricense. Estos son algunos: cuidar las cosas pequeñas; tener relaciones humanas de apertura y aceptantes; mejorar la vida familiar; no hace acepción de personas; incrementar y respetar la valía de la mujer; hechos, no palabras; soluciones, no críticas destructivas; cuidar la amistad; tener una libertad responsable; hacer bien el trabajo; felicitar a quien cumple sus deberes; cumplir lo ofrecido; no juzgar; exigir sin imposiciones ni condiciones; no bloquear las alcantarillas ni tirar basuras en los ríos; no deforestar; actualizar el sistema educativo; ser positivos y optimistas; combatir la indiferencia, la pasividad y el negativismo; respetar los semáforos y controlar la velocidad; dormir más y comer con menos sal; consumir verduras y frutas;  hacer ejercicio; ayunar teléfonos inteligentes y las mentiras anónimas de las redes sociales; igualar derechos laborales y oportunidades políticas y empresariales entre mujeres y hombres; ser personas de paz; valorar que somos seres creados; estimular la convivencia basada en la comprensión, la unión y el respeto; cultivar las virtudes humanas, como la sinceridad, el darse, la afabilidad, la cooperación, la generosidad…; dar prioridad a los pobres; promover la iniciativa privada y el régimen democrático del Estado de derecho; coherencia entre el decir y el hacer; interesarse por todo; leer y escuchar música; apreciar el arte; encomendarse a los patronos del patronos del país: la Virgen de los Angeles y San José; fomentar la alegría de vivir ; amar la patria; luchar contra la autosuficiencia personal; saber que todos nos necesitamos.

Dice un amigo, en uno de sus libros, lo siguiente: Solo por El se mantiene en vida todo lo que vive. De estas valiosas palabras se puede sacar otras como enséñame a querer y a servir a los demás. Todo depende del corazón que cada quien tenga. El gran músico Beethoven decía al respecto: Dejemos que el corazón le hable al corazón.

Abrigo la esperanza de que el anterior elenco de temas sirvan a mis agradecidos solicitantes para mejorar sus vidas.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.