Tardígrados

Los tardígrados, también llamados osos de agua, son criaturas de menos de un milímetro de largo que pueden sobrevivir cuando son sometidas a temperaturas de hasta 150 grados centígrados y congeladas a casi cero absoluto.

Resulta que estas especiales criaturas viajaban en una sonda espacial israelí que se accidentó en la Luna el pasado mes de abril y ahora se cree que aun están con vida…

Resulta que los osos de agua viajaban en la sonda en forma deshidratada, con el fin de que formaran parte de un proyecto que buscaba trasladar un archivo de más de 30 millones de páginas con la historia de la humanidad, visible a vista de microscopio, y con muestras de ADN. La «biblioteca lunar», como se conoce a este archivo, iba a bordo de la misión israelí que se estrelló en abril.

La mayoría de las criaturas no son capaces de sobrevivir un proceso de deshidratación, la vida sin agua es casi imposible. Pero los tardígrados no son nada dentro de lo común.

Los científicos han descubierto que los tardígrados tienen lo que parece casi un superpoder. Cuando se secan, retraen la cabeza y sus ocho patas, se arrugan formando una pequeña bola y entran en un profundo estado de animación suspendida que se parece mucho a la muerte. Expulsan casi toda el agua de su cuerpo y su metabolismo se ralentiza al 0,01% de la tasa normal.

Lo positivo es que, si se vuelven a meter en agua, aún décadas después, pueden volver a la vida.

 Así que allá en la Luna están los plantígrados, esperando que alguien o algo, los reintroduzca en agua para volver a su estado normal.

Fuente BBC Mundo

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.