Soy admirador de Quino, el papá de Mafalda

Maravilloso caricaturista capaz de plantearnos en un dibujo la triste problemática latinoamericana y, al mismo tiempo ponernos tristes y sacarnos una sonrisa (!).

En una de sus caricaturas nos presenta a un dictador, gorila con quepis, rodeado de guardaespaldas armados, mientras escucha a un grupo de pacíficos ciudadanos que le han pedido audiencia.

Ellos, un cura y varios intelectuales de ambos sexos, le ruegan al tirano el derecho al voto, a elegir su gobernante.

“Como no”, dice el dictador, “así es que quieren una elección. Muy bien, les concedo permiso para elegir una reina de belleza”.

Y eso, queridos amigos, es realidad en muchos, pero en muchos países, donde, sencillamente no se vota.

En otros sí, se va a elecciones pero sólo votan los miembros del partido, o se les impide votar a las mujeres o grupos minoritarios de varios tipos.

O bien se va a las urnas entre bayonetas, bombas y amenazas, o sabiendo que el “resultado” ya fue determinado por los que ocupan el poder.

En esta tierra bendita votamos todos los costarricenses, con respeto absoluto y ejemplar para los que piensan  diferente y sabiendo que el resultado será cierto y respetado.

Votar es un honor un privilegio que pocos tienen en el mundo.

No votar es un acto de desprecio a nuestros antepasados. Es ser malagradecido con el mismo Dios que nos cuida esta bella democracia.

Votemos, hagámoslo con alegría, con orgullo, con absoluto respeto para quienes piensan diferente y una vez más mostrándole al mundo lo maravilloso que es ser costarricense.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.