Que las enfermedades metabólicas no nos ganen la batalla

En Costa Rica, más de tres millones de personas tienen sobrepeso. Esta cifra no es nada alentadora y es una muestra de que algo estamos haciendo muy mal, cuando de cuidar nuestra salud se trata.

El país enfrenta una epidemia de sobrepeso y obesidad, dos condiciones que allanan el camino para la llegada de graves enfermedades, como la diabetes y la hipertensión, entre otras más. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, Costa Rica es el sexto país de Latinoamérica con el mayor porcentaje de adultos obesos.

El aumento de las enfermedades que afectan seriamente nuestro metabolismo, pone en jaque al sistema de salud pública y evidencia que los malos hábitos nos están pasando una cara factura. Se trata de nuestra salud, de nuestra calidad de vida y aquí no podemos titubear. Es lamentable saber que enfermedades como la diabetes y la hipertensión, se han vuelto cada vez más comunes en nuestra población. Más de un millón y medio de personas tienen hipertensión y más de quinientas mil son diabéticas.

Pero el panorama es aún menos alentador, al conocer que el sobrepeso ha logrado llegar a cualquier sector de la población, sin importar la edad. Actualmente, más de 118 mil niños tienen esta condición, la cual, podría condenarlos a sufrir graves complicaciones, con el paso de los años.

Debemos actuar ya, por eso, recientemente el país fue sede del noveno Congreso Costarricense de Metabolismo, un espacio en el que expertos nacionales e internacionales, analizaron el panorama que enfrenta Costa Rica y los más novedosos tratamientos para frenar el auge de las enfermedades metabólicas.

Como especialistas en Ciencias de la Salud, debemos seguir haciendo conciencia en la población, sobre la importancia de cuidarse y adoptar hábitos que mejoren su calidad de vida. Es preocupante saber que la población le ha perdido el temor a las enfermedades metabólicas, las cuales, no solo afectan la calidad de vida, sino que provocan la muerte.

Como experto en la materia, mi llamado es a la prevención. Evitemos las más de cinco mil hospitalizaciones anuales, por infartos al miocardio y las más de mil muertes que, al año, se reportan debido a un accidente cerebral vascular. Hagamos algo y empecemos por cambiar esos estilos de vida, por adoptar hábitos saludables y cuidar lo más preciado que podemos tener: nuestra salud.

Declarémosle la guerra a las enfermedades metabólicas, pero eso sí, no permitamos que nos ganen la batalla. Que el ejercicio, una dieta saludable y la prevención sean nuestras mejores armas.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.