Proteger al turismo hoy, es asegurar la recuperación futura de la economía del país

Hoy estamos ante uno de los desafíos más importantes de los últimos tiempos como país y como sector turístico ante el coronavirus COVID-19.

La Cámara Nacional de Turismo ha apoyado, en todos sus alcances, las medidas implementadas por el Gobierno de la República para contener la propagación del virus. Una de ellas, es el cierre de fronteras, con la cual se impide el ingreso de extranjeros y no residentes al territorio nacional. Una decisión compleja, pero necesaria para resguardar y proteger la salud y la vida de los costarricenses, por encima de todo.

No obstante, las implicaciones de esta decisión ya generan graves impactos a la economía y la sociedad en general. Al no recibir turistas, los ingresos de nuestros empresarios son iguales a cero. Esto pone en riesgo la supervivencia de muchas pequeñas y medianas empresas, y con ello, cientos de miles de empleos de costarricenses para quienes el turismo es su medio de vida.

En otras palabras, el sector turístico de Costa Rica está ante una crisis sin precedentes que debemos resolver con urgencia. Se han planteado una serie de acciones para tal fin, y en ese sentido, hemos sido insistentes en que deben diseñarse soluciones específicas, inmediatas y realmente efectivas para el turismo, para enfrentar, adecuadamente, las medidas adoptadas por el Gobierno.

Actualmente, atravesamos un momento inédito en la historia del turismo, a la cual hemos denominado la “Temporada Cero”, que proyectamos durará unos 3 meses. Posteriormente, entraremos a una “Temporada de Recuperación” que calculamos durará unos doce meses.

¿Por qué? Porque el levantamiento de las barreras fronterizas no significa que el turismo recuperará su ritmo de crecimiento de manera inmediata.

Nuestra mayor prioridad es evitar al máximo los despidos de nuestros trabajadores. Sin embargo, será inevitable prescindir de algunos de ellos, suspender a algunos y reducir jornadas laborales en otros casos. Por eso, una de nuestras solicitudes al Estado ha sido la creación de un subsidio que permita a aquellos colaboradores que queden desempleados, atender sus necesidades.

Nuestra segunda prioridad es proteger a todos los sectores que componen nuestra industria: los restaurantes, las agencias de viajes, los transportistas, los tour operadores, los hoteleros, los guías turísticos y nuestros proveedores, en fin, la amplitud de encadenamientos que genera.

Canatur ha propuesto diversas soluciones de índole tributario, financiero, laboral, legislativas y a nivel del ejecutivo, que permitan a la industria del turismo superar esta crisis, algunas de ellas ya están implementadas. En el transcurso de los siguientes días esperamos concretar nuevos acuerdos, pero, solamente, con entendimiento y trabajando juntos el sector público y privado podremos salir vencedores.

Hoy más que nunca pedimos las herramientas para proteger al turismo, más adelante, lo devolveremos con nuestra gran capacidad para recuperarnos no solo como sector, sino para impulsar la recuperación de la economía de todo el país, como ya lo ha hecho antes en otros periodos de crisis.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.