No dejemos que Costa Rica se nos escape de las manos

Julio Verner,  fue un gran escritor, muchas de sus obras  logró  grande saltos en sus ideas, que con el tiempo se  fueron convirtiendo en realidad ,como los viajes alrededor del mundo , o viajes inventados, como, un viaje al centro de la tierra. Quiérase o no sigue,  viviendo en la imaginación de muchos y su atractivo, no ha pasado de moda.

Pero si siguiéramos su manera de mirar el mundo, podríamos preguntarnos cuál es el mal que aqueja a la sociedad  costarricense?, si hiciéramos al igual que el gran novelista Julio Verner, un viaje  imaginario al centro del alma costarricense, y nos preguntáramos, que anda mal en ese viaje al centro del espíritu nacional?. 

Pienso  que podríamos decir,  que en el fondo de nuestros problemas, hay un profundo mal de violencia. Hemos perdido la paz para dialogar, de entendernos ,  con ideas e iniciativas de paz. Inteligencia y perdón son  aspectos que estamos olvidando. También,  no hemos cuidado   bien los principios fundamentales,  del respeto a toda vida humana. La ola de  asesinatos, se debe, entre otros aspectos , a la falta de conocimiento en todo el país, de que toda vida es inviolable.Este es un concepto que deben machacar, educar , insistir  nuestros educadores, en nuestras cámaras empresariales, nuestros sindicatos,  en todos los niveles de  la vida nacional y en la sociedad, hay que tener presentes  estos retos. 

Tenemos  que  reiterar a todos los jóvenes, a toda la sociedad , en cada centro educativo , que la vida es inviolable, desde el momento de la concepción hasta el momento de la muerte, y que este respeto debe darse en todo lado, incluso en la sala de operaciones  del mejor hospital de Costa Rica.  A todos nos corresponde tener presente este  principio si queremos detener,  los caudales de sangre que corren todos los días, en nuestras calles, por los atentados contra la vida humana.

La suma de la violencia y la droga,  es  el conjunto de males que tenemos que eliminar, a fin de devolver la paz a nuestras calles, avenidas y poblados.

Es a  nuestras autoridades, a  quienes  les toca parar la violencia especialmente en los territorios entre  Punta Burica, y la zona sur de Limón, a fin de recuperar la estabilidad y la paz ,en zonas fuertemente  abatidas por la violencia. 

Nos toca a todos  levantar de nuevo  los esfuerzos de  combate contra las drogas, recuperar la paz y el dialogo y sobre todo volver a  sostener con valores  y virtudes esa parte vital del país.Tenemos que rescatar  de la pobreza , las zonas costeras y las municipalidades, que son claves para recuperar la tranquilidad de esas regiones.

El  combate de la violencia nos toca a todos llenando de paz nuestros hogares, lugares de trabajo y maneras  de  vivir el dialogo en la sociedad.

No dejemos que  Costa Rica se nos escape de las manos. 

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.