Mil millones de dólares.

La Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica de Costa Rica, Japdeva, aún no ha definido qué hará con los mil millones de dólares que recibirá en los próximos años de APM Terminals, producto del canon de operación del megapuerto. A continuación queremos darles algunas ideas.

Seguramente con esos fondos tendrán por fin la oportunidad de cumplir plenamente con el mandato de su ley constitutiva y lo van a invertir totalmente en el desarrollo de la región Atlántica.  Para ello, van a empezar con la limpieza de los canales de Tortuguero, los cuales quedarán como autopistas acuáticas, bien señalizadas y limpias, con muelles de atraque para botes en Parismina y Tortuguero,

Seguramente con esos dineros podrán construir un amplio edificio de recepción de los cruceros en Limón, con locales comerciales para que los vendedores artesanales puedan vender sus productos a los cruceristas, café de Dota o de Naranjo, piña deshidratada de San Carlos, chiverre de Laguna, guayaba de Cariblanco de Sarapiquí, muebles de Sarchí, máscaras indígenas de Talamanca y hasta artesanías de Guaitil.

Seguramente dedicarán también parte de estos fondos para el desarrollo de las bellas playas del Atlántico Sur, Puerto Viejo, Cahuita, con una ciclovía desde Limón hasta Gandoca Manzanillo, con paseos marítimos entre los cocotales y otras linduras.

Seguramente el dinero del canon les alcanzará de sobra para construir un nuevo hospital regional por $55 millones de dólares, o bien, para financiar una nueva marina por $10 millones de dólares.

Seguramente con esos fondos van a construir también una zona franca industrial en el Caribe, un parque tecnológico, una planta de biodiésel y etanol, y hasta para pagar el programa de la cuenca binacional del río Sixaola, entre otras obras.

Seguramente  van a transformar la ciudad de Limón en una ciudad limpia y ordenada, con paseos peatonales adornados con flores y bancas, donde poder comerse un delicioso patí, rondón o un rice n beans, además, ese dinero alcanzará asimismo para pintar las casas de Limón con esos colores caribeños, fuertes y brillantes y se instalará en la ciudad el más novedoso sistema de limpieza de aguas servidas del mundo.

 

Seguramente los genios de JAPDEVA ya se están devanando los sesos de cómo se van a invertir esos cientos de millones de dólares en el desarrollo de la Zona Atlántica, no vaya a ser que les pase las del Ministerio de Agricultura y Ganadería, quienes recientemente se gastaron $ 2.000.000,00 de dólares en un Archivo y una Soda para los empleados, aunque nunca hay plata para semillas, abonos, herramientas, maquinaria, medicinas, cooperación técnica, industrialización, mercadeo, exportaciones, para los productores agrícolas, pecuarios, porcinos, avícolas, de este  país.

Sin embargo, como decía don Pedro Calderón de la Barca, en su obra famosa; “La vida es sueño”.

“¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño: que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.”

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.