Volver a la esencia.

En los últimos días, hemos sido testigos de acontecimientos nacionales que nos deben llamar a una profunda reflexión, como ciudadanos, y como sociedad, sobre el tipo y naturaleza de la Costa Rica que queremos construir y heredar a las futuras generaciones.

Si volvemos la mirada hacia atrás, podemos ver que los costarricenses estamos olvidando algunos valores y conductas que han permitido que hoy gocemos de paz social y política, que podría verse más amenazada, si no concentramos los esfuerzos en replantearnos el modelo de país que queremos construir y heredar.

En este sentido, los grandes problemas nacionales no deben ser vistos como responsabilidad de otros. Somos expertos en criticar, olvidando, que en alguna medida hemos sido parte del problema, y por ende debemos y estamos llamados a ser parte de la solución. Sin mezquindades, gremialismos o exceso de individualismo.

Recientemente la CONASOL y el MSC han presentado los resultados del último estudio del Sector Solidarista, los cuales nos confirman el gran aporte económico, social y ambiental de este movimiento de más de 70 años.  El bienestar colectivo generado a través de los programas que el solidarismo impulsa en salud, vivienda, educación y medio ambiente, es un motivo esperanzador para creer que aun podemos encontrarnos como sociedad para sumar y multiplicar.

Este esfuerzo, de profundas implicaciones para la armonía laboral y el progreso social de nuestro país le ha permitido a miles de trabajadores y trabajadoras solidaristas acumular  un patrimonio  cercano a $2.583 millones de dólares, que representa el 4.52%  del PIB. Esto nos deja una lección importante: aún tenemos una gran reserva y opciones para avanzar hacia una costa rica con un desarrollo más inclusivo y participativo mediante una actitud nacional constructiva y armónica entre todos los actores sociales.

Si se puede costarricenses. El solidarismo es un buen ejemplo de que es posible sacar el país adelante dando lo mejor de nosotros como ciudadanos comprometidos con el bienestar de nuestro país

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.