Urge una visión país

La visión de país va a determinar el modelo de desarrollo a seguir y va a determinar de manera aún más puntual la forma, el tamaño y la índole de estado con el que debemos contar. No es sencillo construir un país o diseñar el futuro, pero entre todos sí podemos hacerlo. El país debe de definir claramente los intereses y los objetivos de estado. El país debe definir qué sociedad deseamos construir para dentro de 25 años y trabajar en pos de esa meta. Si no tenemos metas, si no tenemos una ruta de tránsito, si no tenemos el camino dibujado daremos vueltas y vueltas sin lograr llegar a nuestras metas.

El país debe de seguir esa línea recta de planificación de su sociedad para poder a su vez planear su modelo de desarrollo. ¿Queremos más estado y más regulación? ¿Queremos más instituciones y empresas del estado prestando servicios? ¿Queremos más trabajadores públicos? Dependiendo del modelo de desarrollo que definamos así será el estado que diseñemos y que construyamos.

No es cuestión de que el modelo de desarrollo esté en contraposición con el diseño del estado que tenga el país. El estado debe de ser motor y facilitador para el modelo de desarrollo a seguir. El país se construye a base de ideas y de acciones, nunca sobre las descalificaciones y ocurrencias producto de la ignorancia o la mala fe.

El diseño de sociedad nos dirigirá hacia un modelo de desarrollo y sus componentes empresariales, laborales y estatales. El diseño de sociedad, la definición del tipo de país que deseamos llegar a tener, la definición de los intereses nacionales económicos, sociales y políticos nos guiarán hacia la construcción del modelo de desarrollo que creemos más conviene al país, y ese modelo de desarrollo definirá con claridad el tipo de estado que el país puede y debe de tener.

Deber de todos los gobiernos será enrumbar a Costa Rica por esa senda de bien y de consenso. Deber de todas las administraciones será ir ajustando las metas futuras a los cambios en el entorno para no perder vigencia, para no producir efectos indeseados. Costa Rica requiere políticos que piensen más allá de las próximas elecciones.

El país requiere partidos que piensen más en lo que ahora no se piensa casi del todo: cómo construir un país más justo, más próspero, más igualitario en las oportunidades, en los ingresos, en la acumulación de la riqueza. Un país con más crecimiento y empleo, un país con mejor educación y justicia.

Nuestro sistema requiere de ajustes serios. Nuestro sistema está para una importante reconstrucción política, económica y social. El país requiere de estadistas, de grandes políticos de fuste, de partidos fuertes, estudiosos y propositivos. Lo que hasta ahora vemos y analizamos es muy insuficiente.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.