Una noticia esperanzadora

Ocho productos agrícolas pueden cambiarle el rostro a zonas hasta ahora deprimidas como Guanacaste, Limón y Puntarenas, rezagadas en los distintos indicadores de desarrollo humano.

La Promotora de Comercio Exterior (PROCOMER) una de las entidades que realmente funcionan en el país y la coordinadora del equipo económico del gobierno Edna Camacho, anunciaron que van con todo en el apoyo de cultivos no tradicionales con gran mercado a escala mundial.

El mangostán, la guanábana, la hipecacuana o raicilla, el pejivalle, maracuyá, uchuva, la pitahaya y la carambola, serían la punta de lanza para expandir los cultivos y posteriormente las exportaciones para hacerlos llegar a consumidores ávidos en Estados Unidos, Europa y Asia.

Varias instituciones se están alineando en este propósito y faltan otras, los estudios han sido cuidadosamente realizados, para identificar el enorme potencial en un mundo cada vez más selectivo en sus hábitos de consumo, donde se fomentan con mayor avidez estilos de vida saludables que salvaguarden el ambiente.

La propuesta se orienta a proveer a los innovadores todo el soporte, desde ayuda técnica dispensada por el Ministerio de Agricultura y Ganadería, hasta el acompañamiento en la identificación de clientes allende las fronteras.

La idea es innovadora y plantea un enorme reto, particularmente para que el desarrollo de oportunidades para las gentes de estas zonas del país no se quede solo en la provisión de mano de obra, por el contrario, se deben fomentar las pequeñas y medianas empresas, para favorecer la distribución más equitativa de la riqueza que en los últimos decenios luce cada vez más concentrada.

Es imperativo incorporar al Ministerio de Educación, especialmente con los colegios técnicos dispuestos en estas provincias, de donde egresan estudiantes que luego se encuentran con un mundo donde no encajan, el movimiento cooperativo debe sumarse en la organización de productores que aprovechen las oportunidades que ofrecen los mercados globalizados.

La experiencia demuestra la enorme capacidad que tienen los pobladores de este país para reinventarse, hasta hace unas décadas y durante más de un siglo, éramos solamente exportadores de café y banano, hoy la diversidad de productos abarca desde insumos tecnológicos de punta, equipos y materiales biomédicos, hasta dispensadores de servicios turísticos de primer orden.

Los ocho productos identificados con gran potencial lanzan un enorme reto, o favorecen la concentración de la riqueza, o por el contrario y como debe ser el anhelo supremo, disminuye el número de los proletarios para transformarlos en propietarios.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.