Transilvania

A Transilvania la hizo famosa el famoso personaje denominado como el Conde Drácula, el cual esta basado en Vlad Drăculea, príncipe que tuvo fama de ser muy cruel y sanguinario.

La particular manera en el Vlad castigaba a sus enemigos, enterrándolos vivos, lo hizo merecedor del mote: Vlad el empalador. Esta figura es hoy un héroe nacional de su país natal Rumania

Precisamente ahí queda Transilvania, en Rumania.

Pero lo curioso es que Vlad Draculea nunca vivió ahí, si acaso, se cree que en su vida solo estuvo en Transilvania por dos días y fue en calidad de preso.

Pese a esta verdad histórica, esta ciudad recibe miles de turistas cada año, en especial interesados en visitar el Castillo de Bran, donde se supone que vivió Vlad,

Pese a esa farsa, Transilvania tiene mucho qué mostrar al ofrecer unas de las ciudades medievales mejor conservadas de Europa, pero de vampiros y monstruos nada.

Así que estamos ante una gran farsa por donde se vea: por un lado, Vlad no chupaba sangre, ni se convertía en vampiro, solo fue un hombre que luchó en varias guerras y que castigaba a sus enemigos de forma muy cruel.

Pero tuvo la suerte de que Bram Stoker, autor de la novela Drácula, se basara en él para crear a su personaje principal.

Y por el otro, la región donde su cree que vivió este personaje, en realidad lo único que ha hecho es aprovechar la fama que ese mismo libro le ha dado a lo largo de los siglos.

Entonces, cancelamos el viaje  Rumania?

No, no, no. Tampoco es para tanto.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.