Solidarismo como constructor de bienestar

0

Al final de la década de los años 40, nuestro país vivió una de las épocas de agitación política y social más importantes de su historia; y es en esta década, donde basado en los principios y valores que nos heredaron los hombres y mujeres que ayudaron a construir este país, nace el solidarismo, con el propósito de obtener mejores condiciones para los trabajadores, en un ambiente de armonía obrero-patronal, buscando una distribución justa y equitativa de la riqueza.



Hoy 70 años después, podemos decir con orgullo, que vemos convertido en realidad en miles de trabajadores y sus familias, el sueño de un hombre visionario, el sueño de Don Alberto Martén Chavarría. Es él, quién funda como primer organismo de integración solidarista la Unión Solidarista, que fue la base del “Movimiento Solidarista Costarricense”.

A lo largo de estos 70 años, la legítima organización de integración solidarista de su fundador, ha asumido una actitud crítica, responsable, propositiva, basada en un diálogo transparente, sin buscar beneficios ni glorias personales, pero sí, basada en los valores que nos dieron origen: el beneficio de la colectividad y de nuestro país.

Hoy más que nunca, estamos en la coyuntura histórica apropiada para afirmar que a lo largo de 70 años, día a día, en cada una de nuestras organizaciones, hemos sido abanderados del ahorro, de la educación, del techo, de la salud, de convertir la cesantía en un derecho real, de ser distribuidores de riqueza, y como si fuera poco de ser CONSTRUCTORES de diálogo social y armonía laboral.

Hoy que celebramos el trigésimo primer congreso nacional solidarista, reuniremos a cientos de solidaristas para reflexionar y analizar temas de actualidad, con la intención de que la información recibida sea valiosa, para ser formadores, como siempre lo hemos sido, de opinión responsable y crítica constructiva, característica esencial de un verdadero solidarista. Aprovecharemos para lanzar dos herramientas innovadoras para el sector: el Galardón Solidarista, que busca reconocer a las asociaciones solidaristas que marcan liderazgo en su desarrollo organizacional y a aquellas que hacen esfuerzos por implementar procesos de mejora continua, así como un expediente digital y un sistema de administración de la relación con el cliente como herramientas de valor agregado para las afiliadas al Movimiento.

Solidaristas, no renunciemos a innovar, a crecer, a seguir siendo una luz que alumbre el camino del bienestar colectivo e individual de los trabajadores, a ser genuinos abanderados de la esperanza, a ser generadores de bienestar, y a seguir construyendo juntos como colectivo, como ya lo hemos hecho en 70 años, niveles crecientes de progreso social en nuestro país.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta