Seguridad en Japón.

Según la oficina de Naciones Unidas sobre drogas y crímenes, en Japón se cometieron el año pasado 0,28 homicidios por cada 100 mil habitantes. En el caso de Costa Rica es de 11,6 por cada cien mil.

Una de las principales razones para que este país tenga una cifra tan baja en homicidios es a un sistema policial comunitario en vigor desde hace más de 100 años y un sistema educativo basado en valores.

Algo que desde pequeños aprenden los japoneses es a respetar lo que no les pertenece, aunque se lo hayan encontrado en la calle.

Además, los estudiantes continuamente participan en actividades con la policía. Estas pueden ser desde charlas sobre el uso de drogas hasta hacerles participar en el campeonato de fútbol que organiza el propio cuerpo policial. Además, los niños también reciben lecciones de educación vial.

Un elemento más, pocas veces los policías recurren a las armas de fuego, no porque no las tengan, sino porque reciben instrucción en artes marciales. A veces incluso utilizan mantas y redes para detener a los sospechosos.

Para los expertos el secreto del éxito del modelo japonés, es la integración que existe entre la policía y una comunidad formada en valores.

Pero además de la buena relación comunidad – policía, en Japón existe también mucha solidaridad.

En muchas casas y tiendas hay una calcomanía pegada que indica que el lugar puede ser utilizado como refugio para niños que se encuentren en alguna situación de peligro. Además, durante los primeros seis años de educación primaria, los alumnos llevan colgando de la mochila una alarma que activan si sienten que están en riesgo.

Sabemos que nuestras autoridades hacen un gran esfuerzo para mantener la seguridad, pero bien vale la pena conocer de casos tan exitosos como Japón, en donde por cierto, hay cero tolerancia a quienes manejen conduzcan tomados, pero también para quienes vendieron o suministraron ese licor.

Fuente: BBC Mundo.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.