Sefitis

Usted segurito conoce a alguien que no para de tomarse selfies durante todo el día.

Solo, acompañado, haciendo bonito, haciendo horrible, la cosa es tomarse el selfie y publicarlo en alguna o algunas redes sociales.

Un estudio reciente, que fue publicado en noviembre de 2017, en la revista médica International Journal of Mental Health and Addiction, sugiere que la obsesión por los selfies puede definirse como un trastorno llamado “selfitis”.

La urgencia de tomarse fotos de uno mismo y publicarlas en las redes sociales seis veces al día o más delata una “selfitis crónica”, de acuerdo con los autores del estudio, dos investigadores de la Universidad Nottingham Trent, en Reino Unido, y de la Escuela de Negocios de Thiagarajar, en India.

Las personas que padecen de “selfitis”, desde luego están más preocupadas por su apariencia que los demás, lo cual los impulsa a hacer tratamientos y cirugías estéticas, lo cual puede responder a una manera de compensar la falta de autoestima y llenar un vacío en la intimidad.

Este comportamiento se une otros, igualmente perjudiciales que tienen como factor en común las redes sociales. De hecho, la Real Sociedad para la Salud Pública de Reino Unido, recomendó al gobierno del país que introduzca advertencias en el celular cada vez que una persona pase más de dos horas en internet usando las redes sociales, luego de hacer investigado sobre estas afectan, sobre todo a los jóvenes.

Fuente: BBC Mundo.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.