Piezas del ajedrez

El ajedrez es uno de los juegos con más tradición e historia, en Europa se juega desde el siglo 15, pero su origen proviene de más atrás, aproximadamente del siglo sexto.

La base del juego son sus piezas del ajedrez, en total son 16 para cada jugador:  un rey, una dama, 2 alfiles, 2 caballos, 2 torres y 8 peones.

Cada una de estas piezas tiene su propia historia. Por ejemplo, los peones simbolizan la infantería que avanza hacia el campo enemigo.

El alfil tal vez la pieza que guarda mayor misterio, ya que para algunos su nombre significa: “elefante”, pero para otros es “obispo”.

Como recordará, al inicio del juego esta pieza se coloca al lado del rey y la dama, lo cual parece ser una referencia a la influencia que tenía el clero en las decisiones de la realeza.

Ahora hablemos de las torres. Originalmente, esta pieza se llamó rukh y era una especie de carruaje. Pero los españoles no estaban familiarizados con este término y lo fueron transformando hasta quedar en roque, que en español antiguo era precisamente torre. De hecho, el término enroque, muy popular en el ajedrez, significa, algo así como: refugiarse en la torre.

Los caballos simbolizan el ejército de caballería y una de las piezas que más ha conservado su esencia original.

Ahora pasemos a la contarle sobre a pieza que más transformaciones ha tenido a lo largo de la historia del ajedrez, la Dama o Reina.

En el juego original esta pieza recibía en el nombre de alferza, que podemos traducir como guardián. Recordemos que el ajedrez tiene su origen en Persia, así que lo imaginamos con el visir o consejero real, que siempre estaba al lado del rey.

También sus movimientos han variado, en un inicio, solo se movía en diagonal, pero luego se consideró que la Reina tenía una mayor influencia, por lo que merecía más “libertad”, así que ahora se mueve por todo el tablero, sin mayor límite.

Y nos queda la pieza más importante, el Rey, la cual, paradójicamente tiene mayores limitaciones en cuanto a sus movimientos, tal vez como un símbolo de que ser Rey, no es tan sencillo como algunos lo creen.

Los comentarios están cerrados.