Perseverancia

Luchar por las metas revestidas de valores, humanismo y patriotismo convierte en defensores, a los ciudadanos comprometidos en preservar la herencia que permite gozar de libertad, paz y oportunidades.  Libertad, paz y oportunidades que hoy se acercan a un angosto trecho, donde sólo la perseverancia y la honestidad triunfarán.

Dura realidad aceptar que, los gobernantes anteponen sus intereses, ideologías importadas y la sostenibilidad del enorme e ineficiente aparato burocrático, ante las   necesidades, falta de oportunidades y pérdida de valores que abruman a los costarricenses, peor aún, el cinismo de empobrecer cada día a las familias.

Costa Rica ocupa un sí perseverante de lucha, por esas metas revestidas de valores para eliminar la corrupción, un sí perseverante con el humanismo, donde la vida se respete como el mejor regalo de Dios, un sí perseverante con el patriotismo para brindar oportunidades y así decir con orgullo nuestra sociedad es inclusiva.

La perseverancia significa firmeza y constancia en la manera de ser y actuar, aunado a la honestidad, el resultado es transparencia y confiabilidad, por ende, una generación dispuesta a construir sobre bases firmes de respeto, justicia social e inclusión, una Costa Rica de oportunidades y amigable con el medio ambiente.

Las dificultades por las cuales atraviesa Costa Rica, producto de la administración inadecuada de los políticos, tienen solución, la solución es la perseverancia, que es la capacidad para seguir adelante a pesar de las dificultades. La perseverancia es convertir cada piedra de tropiezo en peldaños de la escalera al éxito.

La coyuntura del país es peligrosa, los políticos tienen que entender que, “cuando el hambre entra por la puerta, el amor sale por la ventana”. Costa Rica es una olla de presión a punto de reventar.  Señores políticos no crean que Costa Rica es una pequeña finca que pueden administrar y domesticar al antojo.

Señores políticos, la mayoría de los costarricenses creen en los valores, el humanismo y el patriotismo, defensores de la libertad, la paz y las oportunidades, costarricenses que creen en la honestidad y detestan la corrupción, costarricenses que creen en la perseverancia como el instrumento para vencer las dificultades.

Una nueva generación, patriótica y perseverante, dispuesta a luchar por los valores autóctonos, la expulsión de las ideologías extranjeras, el respeto a la vida y las oportunidades reales inclusivas. Una generación defensora de los intereses de las mayorías, dispuesta a eliminar los privilegios de las ventajistas minorías.

Jóvenes y adultos perseverantes y honestos, el cambio está en las manos, cambio urgente, antes de que desaparezca la Costa Rica que queremos.  

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.