Modernización del Servicio Exterior, una decisión impostergable.

La crisis en el los nombramientos de la Cancillería, requiere una modernización urgente del Servicio Exterior, que una decisión impostergable para la buena machar de la relaciones exteriores de nuestro país. Y esta decisión no es casual y antojadiza, Costa Rica es una país reconocido a nivel mundial por defender su soberanía mediante los mecanismos de la vía diplomática, esto nos distingue y nos enorgullece, por eso

En las manos del Canciller Ventura, está la posibilidad de actuar hoy mismo y no esperar la anhelada ley de reforma del Estatuto de Servicio Exterior, en sus manos está la autoridad de reformar el reglamento e incorporar a los politólogos así como otras profesiones, como parte del Servicio Exterior costarricense.

En las facultades del Canciller se ostenta el poder de ajustar el reglamento y establecer de manera obligatoria la rotación de los funcionarios de carrera del servicio exterior para designarlos donde el Estado determine con sus conocimientos y sus prioridades presupuestarias.

Por qué el Canciller, debe suplicar a cual destino nuestros funcionarios diplomáticos quieren trabajar, Por qué si son los mismos funcionarios públicos como las maestras, los jueces, los doctores en el cual la administración los designa en puestos de trabajo a lo largo y ancho del país y los ejecutan de manera honesta y responsable, por qué la rotación no debe ser obligatoria. Por qué ese grosero privilegio en la administración pública costarricense.

Debe recordar el Señor Canciller Ventura, que la visión y el planeamiento de los objetivos de Policita Exterior él es su rector conforme la Constitución Política lo autoriza y por ende él puede diseñar los concursos de nombramientos que garanticen el complimiento de dichos objetivos para garantizar una digna representación de Costa Rica en el mundo. No hacer estos cambios permitirá continuar realizando pruebas insulsas, sin contenido, cuyo único propósito es nombrar como ha sucedido en algunas ocasiones funcionarios sin conocimiento, sin preparación y sin compromiso de una visión de país en el concierto internacional

Desinterés muestra el Señor Canciller Ventura al manifestar que la falta de tiempo ha impedido redactar un proyecto de ley que modernice y actualice el Estatuto del Servicio Exterior, lo cual llena de estupor a cientos de profesiones en Ciencias Políticas y Relaciones Internacional, quienes lo sentimos como una broma de mal  gusto cuando hemos implorado el poder colaborar en tan importante tarea y en donde el silencio ha sido la única respuesta 

La reforma del Estatuto efectivamente debe constituirse en el esfuerzo final del Canciller Ventura en la modernización del Servicio Exterior, no obstante él debe iniciar en casa los cambios que el ámbito legislativo fortalezca y realce en beneficio de Costa Rica.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.