Mano de hierro contra los tiranos

Recientemente la revista inglesa The Economist puso sobre el tapete un tema muy preocupante: la caída de la democracia alrededor del mundo y el regreso a regímenes totalitarios.

Costa Rica ostenta una posición nada honrosa en los primeros lugares de lavado de dinero en América Latina. Las acciones tomadas por nuestro gobierno contra la empresa de capital Venezolano, ALUNASA, vinculado por las autoridades estadounidenese con el narcotirano Diosdado Cabello, deben de ser apoyadas por toda la ciudadanía. Extendemos una cordial y calurosa felicitación al gobierno por haber tomado mano dura contra una de las fuentes del financiamiento de la tiranía pseudo constitucional venezolana.

La respuesta de la comunidad internacional con respecto a la crisis en Venezuela es vergonzosa. No es posible que tiranos de la calaña de Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y Tarek el-Aissami, hagan lo que les da la gana con un pueblo. No es posible que la comunidad internacional se haga de la vista gorda y permita que Venezuela esté en condiciones precarias y paupérrimas como en Sudán, Eriterea y otros países africanos donde gobiernan tiranos asesinos y estafadores. No es posible que en nuestro país haya empresas operando por la libre y enviando fondos para alimentar a un grupo de déspotas malvados que han destruido a la que en algún momento fue una de las naciones más prósperas de América Latina.

En Medicina se habla del tratamiento preventivo y curativo. El preventivo lleva a las personas a tomar medidas para no enfermarse, el curativo se da cuando las personas ya se enfermaron y buscamos salvarlos. Venezuela está enferma, agonizando, pero no se ha muerto ni se morirá, porque el pueblo despierta y la comunidad internacional está comenzando a descubrir el agua tibia, pero al menos está descubriéndola, aunque ya muchos lo hayamos hecho antes.

Excelente, repetimos: ¡Excelente! Costa Rica no debe contribuir a tiranizar a los venezolanos, y sujetos como Diosdado Cabello deben de estar en una cárcel, no en una mansión. Ya ha sido mucho el sufrimiento de Venezuela y las drogas que han destruido a tantas personas, porque narcoterroristas se han vuelto millonarios con dolor y sangre.

En América Latina no queremos sátrapas ni narco-ladrones que buscan legitimar sus capitales con negocios aparentemente lícitos, que son producto de sangre.

Los principios y valores no son negociables, los principios y valores deben prevalecer. Los principios y valores implican cerrarle la puerta al narco-dinero de tiranos y dictadores de los cuales esperemos muy pronto terminen en prisión.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.