Llego el momento de una acción ejemplarizante

Las redes sociales nacieron como un medio para, como su nombre lo indica, socializar. Se fueron transformando en un instrumento donde los usuarios exponen sus opiniones y se genera debate. Lamentablemente, algunos las aprovechan para darles un giro perverso donde, gracias a una aparente, aunque no real impunidad, las usan para atacar, insultar, humillar e irrespetar a todos los demás, incluso por el simple hecho de pensar diferente.

Salen a la luz en ello actitudes, prejuicios y ofensas que de otra manera serian impensables que se profirieran públicamente. Curiosamente, casi siempre se trata de personas que piden tolerancia pero no están dispuestos a concedérsela a los demás poniendo de manifiesto una especie de tolerancia selectiva que a final de cuentas no es sino una absurda contradicción en sí misma.

En días pasados un doctor que labora en la CCSS hizo gala de su capacidad de ofender desmedidamente a una diputada de La República por no pensar igual que él, o por no gustarle su apariencia física ¿o será lo opuesto? – después de todo, hay psicólogos que explican los mecanismos de ocultamiento de los gustos y preferencias de algunas personas.

En todo caso, al margen de aquellos hipotéticos conflictos, lo que es de conocimiento público demuestra que pasar por la Universidad no es garantía de tener educación. No vale la pena ni si quiera entrar a analizar como una persona capaz de esa cobarde bajeza puede excusarse diciendo que es sincero y directo cuando, en opinión de quien escribe este comentario, lo dicho por él solo demuestra es cobardía y la podredumbre que lleva por dentro.

Lo sucedido no debe quedar impune, y las personas competentes deben llevar adelante las acciones que correspondan. Es inaceptable que una persona capaz de expresarse así ostente un cargo cuyo salario lo pagamos todos.

No se les olvide que el pueblo, usted y todos nosotros, somos su razón de ser y  servir. Debe quedar claro que nadie puede proceder impunemente y con tal descaro, mucho menos contra una mujer.  Ya sea que ese sujeto sea miembro del partido de gobierno o no, que pertenezca a un gremio o a una colectividad en particular o no.

Desde esta tribuna estaremos vigilantes de las acciones que se tomen en este caso en particular.

 

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.