La última huelga educativa

A partir de ahora nada va a ser  igual, en el sistema educativo. La razón es que los interesados  en el proceso hemos chocado con la desconfianza, con la falta de caridad  y sobre todo hemos topado con la pereza institucional. En materia educativa, no basta la mentalidad libertaria, de dejar hacer, dejar pasar. Ahora tenemos que interesarnos personal y jurídicamente, en lo que pasa en el centro educativo.

El año pasado 10 municipalidades  se levantaron contra la instauración de educación de la afectividad, con ideas  poco claras para los hijos. Esto generó protestas.

Este año, en la educación técnica encontramos  también residuos  ideológicos  no necesariamente favorables, y estos últimos mese del  año, fue el acabose. Los niños  van perdiendo un 35 por ciento de su proceso educativo. Esto no lo podemos  permitir los costarricenses Pero hay soluciones  que se pueden dar. La primera es no abandonar la escuela en manos de los educadores. La educación merece  ser acompañada, colocando el hombro, para que los educadores  no se sientan solos. Los ciudadanos tenemos que velar para que exista, agua, luz, silencio para la educación, de manera que los niños y jóvenes tengan un ambiente acogedor, que les permita  salir adelante, con éxito en el sistema educativo.

Los padres de familia deben actuar para crear un hábito de lectura en el aula escolar, en la  casa, en los centros educativos, en todo momento. No se trata de tener muchas horas de lectura  y escritura, sino de practicar todos los días, la lectura, pues esto hace que los  jóvenes  tengan una mejor dicción y oratoria.

Hoy en día  saber hablar  correctamente,  saber escribir y argumentar  es fundamental y proviene de  estos pequeños ejercicios, que cada padre de familia puede  practicar  serenamente en sus hogares. La lectura bien dosificada,  bien establecida puede ser de gran utilidad para la docencia y para la práctica educativa  en cada casa. Es desde allí donde  se  obtienen las mejores costumbres educativas.

Otro elemento que no debemos perder de vista es que en el proceso educativo es que existe el programa el Maestro en Casa, que tiene una página en internet muy amplia con materiales y libros completos que se pueden  obtener si costo de manera virtual. Así lo podemos dar a los jóvenes, que no han participado en muchos lecciones, material muy valioso para que  puedan recuperar el tiempo perdido, y puedan repasar con sus familias  material educativo  no visto este año.

En todos los padres de familia hay un gran valor de participación, de medios para reparar lo que ha sido afectado  por la huelga educativa, de manera que  sirva para  reparar  en cruento daños educativo que ha dejado la huelga La solución está  en que cada uno de nosotros en todo el país arrimemos el hombro para salvar la educación nacional.

 

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.