La importancia de la educación para nuestros niños y adolescentes

En estos momentos, en  que nuestros niños y adolescentes son atacados de una manera indiscriminada por las drogas y la violencia, debemos volver los ojos a la educación.

La educación es una valiosísima herramienta que nos remite a la prevención y nos recuerda el papel preponderante de la familia, cuya tarea esencial es precisamente la de educar y promover relaciones para cumplir con esa tarea  de manera eficaz.

Todo hombre y toda  mujer tienen un objetivo claro en la vida, la autorrealización, esto implica el perfeccionamiento personal y el servicio a los demás, el ser humano logra su realización por medio de su relación con Dios, con los otros y consigo mismo.

La educación nos lleva a la seguridad, a la protección y a la autonomía, por eso es cada vez más importante y más urgente, la necesidad que tenemos todos de educarnos.

La educación brinda al niño y al joven la posibilidad de entrar a formar parte de un grupo social muy diferente al de su familia, en este grupo estará rodeado de sus iguales, sometido a lineamientos de otros adultos y tendrá la oportunidad de elegir sus compañeros de juego y  la posibilidad de irse formando una imagen de sí mismo.

Recordemos que la educación prepara a las personas para la vida laboral y la socialización, ayudándolo a descubrir habilidades y destrezas.

Vemos como la educación de nuestros niños y jóvenes y su continuidad, es un derecho fundamental que debemos proteger, de lo contrario atentamos contra el desarrollo tanto personal como intelectual de las personas menores de edad.

El lugar de un niño o un adolescente está en el aula, y es responsabilidad de todos: familia, institución educativa, comunidad, que esto se cumpla.  Además, el hecho de estar ocupado aprendiendo y compartiendo con sus iguales, lo aleja de las calles y de los ratos de ocio, en donde puede verse tentado por las drogas, el delito y el dinero fácil.

Todos tenemos una responsabilidad social y debemos hacer nuestro mayor esfuerzo para que  el curso lectivo no se vea interrumpido, por el bien de nuestros escolares y colegiales.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.