La excelencia puede ser un objetivo nacional

Los últimos  resultados ,  del informe sobre el estado de la educación, en Costa Rica, podría  abrir una positiva dirección, de  todo el país, hacia un objetivo nacional: lograr la  excelencia en todos  nuestros trabajos  educativos.

Excelencia , como objetivo nacional, es sencillamente, un esfuerzo conjunto de cada costarricense,  de mejorar  con una nueva actitud, y esperanza , cada día su trabajo.

Después de algunos resultados deplorables,  en el sistema educativo  nacional ,  tenemos que  hacer un gran esfuerzo  por cumplir bien nuestro trabajo. Esto  es   importante, y es un llamado que hacemos a cada centro educativo, a cada familia que tenga  un niños en la educación previa a la escuela ,y en los primeros años  lectivos,  de dar un paso más en  el trabajo excelente . Pues  ese trote, ese  caminar hacia adelante ,trata ,   de dar un vuelco importante, a nuestra propia  actitud  frente a la educación nacional  y frente  al país. El objetivo es un esfuerzo positivo.

Los educadores, y los padres de familia están llamados  a  ejercer la motivación , en cada una de sus actividades formativas,  para dar un cambio a Costa Rica. Se trata, de  hacer una mejora en el orden personal, de cada alumno. Solo con pequeños pasos de excelencia, es posible cambiar todo el país  y cada una de nuestras  comunidades.

La  excelencia, debe ir acompañando el  mejoramiento  personal. en valores y virtudes que rigen nuestro país y en los objetivos  educativos. 

Si cada uno de nosotros,  se propone en atender a los hijos, sobrinos  y de- mas familiares , en sus objetivos educativos , todo nuestro país mejorará.

Pero excelencia, puede además abarcar, muchos otros objetivos, como son mejorar la calidad de nuestro trabajo diario, ser más eficientes en lo que cultivamos en campo, mejorar  el cómo manejamos el transito diario, cómo atendemos  a una persona, que nos consulta algo, en cada uno de estos puntos podemos tener una actitud, de mejora, que es sencillamente ser excelentes en nuestro trato diario, en nuestro esfuerzo por dar lo mejor por Costa Rica. 

Estos son detalles vitales,  para cambiar una actitud negativa nacional. Apliquemos estas sencillas observaciones a los trabajos más complejos. Cómo atendemos un paciente enel consultorio? De que, manera nos preparamos para  nuestro  trabajo diario, en una empresa de alta tecnología, cómo sabemos sonreír ,conversar, dialogar, para resolver conexcelencia  los  hábitos de trabajo y las consultas de los que menos tienen.Sabemos el poder de na sonrisa?

Toda estas actitudes  pueden cambiar  el espíritu nacional, pesemos y constru-ya mamos actitudes positivas  en cada  esquina de Costa Rica.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.