Juventud costarricense

Costa Rica hoy necesita de usted estimado joven, necesita su energía creativa, su constancia pujante y de esa responsabilidad incondicional.  Los medios modernos con que se cuenta tienen que, ser aprovechados para el progreso intelectual, espiritual y moral de cada joven costarricense.

No todo se ha hecho a la perfección por parte de los adultos, más los recursos existentes en   escuelas, colegios, universidades y otros centros de aprendizaje, han garantizado alimentación, becas estudiantiles, material didáctico y oportunidades de aprendizaje sin distingos para todos los estudiantes nacionales.

Siempre se ha dicho que la juventud es el futuro de la patria, sin embargo, con todo respeto creo que, la juventud es el presente de la Patria y es en este presente que se tiene que forjar los ciudadanos del futuro.  Presente irreversible que significa la única oportunidad para los adultos de ayudar a la juventud en una sana educación.

Educación que inicia en el seno familiar, con los valores fundamentales de respeto, amor y agradecimiento al prójimo, honestidad, tolerancia y caridad, más el espíritu de servicio esencia de la vida.  Valores que por más que se denigren por ideologías importadas y adversas a la naturaleza del costarricense, jamás serán remplazados.

Los jóvenes costarricenses tienen que tomar posesión de Costa Rica y los recursos existentes, ser humildes y aprovechar las oportunidades, como otros.  La juventud nacional tiene que entender que la Patria no se regala, se comparte, al caminar libres con sentido de pertenencia por playas, valles y montañas.

El futuro promisorio es el resultado del aprovechamiento de los recursos y oportunidades del presente.   Jóvenes, existen dos caminos, el bien y el mal, quizás el bien ocupe de compromiso, constancia y privaciones, no sólo eso, representa el camino más largo, difícil y empinado, aún así, es el camino correcto.

La juventud costarricense no tiene que esperar un mañana para hacer Patria, la Patria necesita hoy de ese compromiso, de ese aprovechamiento de los recursos y oportunidades, de ese trabajo y mística, de ese valor por superar los obstáculos y alcanzar el éxito en pro del beneficio personal y la colectividad del país.

Los conflictos álgidos de Costa Rica en un futuro ocuparán de mentes ágiles, preparadas y asertivas, porque a grandes problemas, grandes soluciones.  Es por esto qué la Patria necesita desde ya, una Juventud proactiva, amante de los valores y el progreso, el respeto y la solidaridad.

Costa Rica espera de la juventud amor y sentido de pertenencia por esta bella Tierra y que, “vivan siempre el Trabajo y la paz”.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.