INA se fortalece para enfrentar los retos del futuro

El Instituto Nacional de Aprendizaje es un pilar fundamental en el engranaje del desarrollo costarricense; al año, cerca de 130 mil personas, reciben Servicios de Formación y Capacitación Profesional, con el fin de conseguir empleo o emprender su propio negocio y así mejorar su calidad de vida; sin embargo, somos conscientes de que la institución puede brindar muchos más.

El acelerado ritmo de los cambios tecnológicos, la transformación digital de las industrias y la evolución constante del mercado laboral asociados a la Cuarta Revolución Industrial; marcan la pauta a seguir para todas las instituciones, pero especialmente para el INA, que se encuentra en el centro del desarrollo productivo, atendiendo las necesidades de las personas y empresas a la vez.

Por ello, es innegable que el INA debe adaptarse a las nuevas tendencias, fortalecerse y transformarse; siempre con la mirada puesta en servir al país con un enfoque inclusivo, para lograr impactar a más personas, especialmente a aquellas en condición de vulnerabilidad, y a su vez responder ágilmente a las diferentes necesidades que tienen los territorios de todo el país.

Como resultado de la investigación, espacios de diálogo, y las distintas sesiones de trabajo y validación, se concluyó que existe la necesidad de realizar una reforma parcial a la Ley Orgánica del INA, la propuesta de reforma le brinda herramientas a la institución, que permitirá aplicar variantes a nivel administrativo y legal, lo cuál a su vez, se reflejará en un mejoramiento en la entrega de los servicios que brinda el INA en todo el país.

La reforma a la Ley Orgánica del INA, es un proyecto de importancia nacional, un hito que marcará a la Formación Profesional en nuestro país, pues fortalece a la institución de cara a los retos del futuro, y que forma parte de la construcción de la Costa Rica del Bicentenario.

La presentación de este proyecto, consolida el compromiso del INA con Costa Rica, pues su esencia y motivación, es colocar a la persona en el centro del quehacer institucional, como eje fundamental y razón del ser; con una organización más eficiente, ágil, y acorde a la realidad del presente y futuro de nuestra nación.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.