ICER 29 de julio, 2017

Costa Rica es un país de muchos colores. Tiene dos mares azulados, profundos y olorosos. Luce llanuras verdes, asoleadas y calurosas. De cerros ventisqueros grises y fríos cuelgan nubes blancas que nutren ríos juguetones y saltarines.
En medio de tanta variedad de paisajes y colores aparecen las personas que se organizan, como ocurre en las cooperativas, que en Costa Rica suman más de 500.
Los taxistas tienen cooperativas. También los educadores. Hay cooperativas de electrificación, de mujeres artesanas, de pescadores, de caficultores y muchas más.
Este paisaje multicolor de cooperativas, como su bandera, quiere ser fortalecido mediante las Emisoras Culturales afiliadas al ICER. Así lo expresa el ingeniero Rodolfo Navas, gerente del Centro de Estudios y Capacitación Cooperativa (CENECOOP R.L.).
Mediante programas en las Emisoras Culturales, el CENECOOP desea que los jóvenes también se acerquen al movimiento cooperativo, que ha dado empleo a miles de ciudadanos a lo largo de los años.
Las 15 Emisoras Culturales del ICER están afiliadas a CANARA, y cuentan con el apoyo del Servicio de Liechtenstein para el Desarrollo.
Colaboración del Instituto Costarricense de Enseñanza Radiofónica. (ICER).

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.