Historia del Estado

El Estado nació en Europa, en el Renacimiento ya se hablaba de los Estados Nacionales, salvo en Roma, que el proceso fue mucho más lento, evolucionaron algunos como monarquías, luego semi-republicas, sistemas híbridos, hasta llegar a la Revolución Francesa en el siglo XVII donde sobreviene la democracia y  el Estado de derecho moderno tal y como lo conocemos hoy día.

En Teoría del Estado existen muchas tipologías y clasificaciones, en Costa Rica, se ha hablado del Estado gendarme, asistencial, del Estado benefactor, del Estado Empresario, del Estado ineficiente y ahora hemos arribado al Estado Tagarote, al Estado glotón, al Estado cuatrero y corrupto como una nueva connotación en la filosofía del Derecho.

En el pasado funcionó, más o menos, la democracia política representativa, el Estado liberal, incluso el Estado asistencial y benefactor; sin embargo, en las últimas décadas el Estado se volvió inepto, caro, corrupto, forajido y depredador.

La mayoría de partidos políticos y altos funcionarios, candidatos a alcaldes y después a diputados, salvo excepciones, solo les interesa el mega-salario, la pensión de lujo, el dinero, el lucro y el confort. A veces parecen elecciones de gobiernos estudiantiles, al menos los colegiales tienen ilusiones y proyectos.

Algunos candidatos hacen denuncias, dicen mentiras…, la democracia se derrumba, perdimos el norte, los principios, los valores y la cultura…hoy, lamentablemente, la política pareciera una letrina y la democracia un engaño, por eso los mejores no se ensucian o no los dejan participar…

En la antigüedad, la democracia teórica era el gobierno del pueblo, así la definieron los sabios de la época, Lincoln ratifica el concepto al establecer que es el gobierno del pueblo por y para el pueblo; don José Figueres la define como el sistema con políticas para el mayor numero, sea gobierno de la mayoría, era lo correcto en esa época. Hoy debe ser el gobierno de todos, mayorías y minorías, ricos, clase media y pobres, “ izquierdas y derechas”, es y debe ser el gobierno de pequeños, medianos y grandes empresarios y de los trabajadores,  empleados públicos, agricultores, artesanos, pescadores, etcétera, o entendemos esta simple ecuación o perecemos.

La voracidad fiscal tiene arruinado al pueblo, a todos, tirios y troyanos, de nada sirvió la Ley de fortalecimiento de las finanzas públicas; el IVA fue una ilusión vacía, el impuesto a las ganancias de bienes de capital es altamente confiscador y contrario a la Carta Magna. El déficit ronda el 7 % , hecho inconstitucional, y ya se habla de nuevos IVAs y más impuestos. Los comercios cierran, industrias paralizadas, transnacionales que se van, agricultores en huelga, turistas que huyen de los crímenes, desempleo en aumento vertiginoso, inseguridad ciudadana, y el pueblo expectante, en letargo, desarticulado y los partidos en seria crisis ideológica, no existe oposición responsable.

De momento, no al estado glotón, no al estado tagarote, vago, corrupto e ineficiente. basta ya de depredación.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.