Elecciones municipales y algo más

Común ver en estos días las cuadrillas municipales rellenar huecos, repartir   insumos de construcción y hacer lo que no hicieron en su gestión municipal.  Acción   antiética para hacer olvidar la pobre labor de muchas municipalidades que, ahora con recursos de los contribuyentes quieren subliminalmente comprar votos.

Las elecciones municipales son un derecho, una obligación y la oportunidad del ciudadano de contribuir libremente con el municipio, al elegir los dirigentes municipales, previo a una valoración de las gestiones realizadas, la propuesta de nuevas alternativas, candidatos, proyectos y evitar la corrupción al vender el voto.      

Inclusión concepto fácil de entender, difícil de practicar y nada equitativo en la sociedad actual, menos en las prácticas de la política nacional. Quizás algunos ejemplos ilustren el enunciado.  Inocentes como Pilatos se lavan las manos, ante el desempleo en las personas de 35 años, más no, por la edad supuestamente.

Los motivos: unos por sobrecalificados, los sin títulos por falta de requisitos y para los calificados medios, el trabajo es de bajo rango y perjudica la psicología de la persona a contratar. ¿Es inclusiva la oportunidad de empleo para las personas mayores de 35 años?, o ¿por esa edad la inclusión y la equidad desaparecen? 

Familia tradicional costarricense y aborto, temas álgidos para esta administración, más si se usara financiamiento en promocionar la vida, la tolerancia, los valores familiares y dentro de las charlas a educadores, se impulsa con insistencia lo anterior, como lo hacen con otras ideologías, así sí, hablaríamos de inclusión.

La mujer y el hombre tienen derecho a “m” o “f” en la cédula, al menos hasta que tengan definida su preferencia sexual, o ¿desde que se nace lo justo es eliminar ese derecho antes de que las personas definan su preferencia?  Y mientras tanto financiar proselitismo a niñas y niños sin criterio, menos aún, con edad para decidir.

Lo anterior no se puede tipificar como inclusión y menos justo, como no es inclusivo, el retiro de los fondos del ROP para la clase media, donde sólo los pensionados de lujo y la clase más pobre pueden hacerlo, bajo el argumento de que este sector es incapaz de administrar dichos fondos.

Es preocupante saber que, la opinión negativa del pueblo relacionada a la gestión   del gobierno no interese a los políticos, peor aún, seguir con proyectos antipopulares, causantes de inconformidad, falta de asertividad y conceso nacional, Costa Rica es un estado de derecho.

La misión de los gobernantes es legislar en beneficio de las mayorías, la verdadera   inclusión y la equidad.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.