El solidarismo se fortalece con la consolidación de la Confederación Nacional de Asociaciones Solidaristas.

Por largos años, el solidarismo representado por el Movimiento Solidarista Costarricense tuvo como misión contribuir a plasmar el sueño de don Alberto Martén de tener una patria justa y equitativa basada en los principios, valores y acciones solidaristas de armonía laboral y progreso social.

Ese camino se construyó con miras altas pensando en lo mejor para el país, sin distingos políticos, religiosos, gremiales o sectoriales,  con la idea de hacer del diálogo y los acuerdos entre ciudadanos y ciudadanas de buena fe el norte sobre el cual se podía cimentar una sociedad basada en la colaboración entre patronos y trabajadores.

Miles de solidaristas de todas las condiciones sociales y económicas fueron avanzando en ese poderoso planteamiento organizados en asociaciones solidaristas,  que como semillas en una pradera fueron extendiéndose por todo lo largo y ancho de nuestra geografía.

La organización cimera que las venia cobijando era el Movimiento, hasta que por un mandato de nuestra Ley de Asociaciones Solidaristas, pero sobre todo por la convicción de que el crecimiento y la madurez de nuestra institución exigía una plataforma diferente, nos condujo a iniciar el proceso de conformación de una Confederación y Federaciones como modelo organizativo y de representación.

Este esfuerzo ha dado sus frutos. Hoy somos la Confederación más representativa del solidarismo costarricense no solo por sus 9 federaciones y número de afiliados, sino por su potencial de crecimiento.

De aquí en adelante, una tarea prioritaria de la vertiente solidarista que representamos, será impulsar con más vigor y por todos los medios el fortalecimiento de esta plataforma. Si el solidarismo pretende tener presencia nacional y regional en un modelo participativo e inclusivo, que le de voz y presencia a las asociaciones solidaristas afiliadas y no afiliadas, debemos aspirar a que no haya una sola de estas organizaciones que no esté afiliada a la respectiva federación. Este esfuerzo depende no solo de CONASOL y el MSC como su brazo técnico, sino de todas y cada una de las asociaciones.

Compañeros y compañeras solidaristas. Apoyemos el fortalecimiento y la consolidación de la Confederación Nacional de Asociaciones Solidaristas CONASOL y sus Federaciones provinciales y regionales.

¡Hagamos de esta organización el faro que ilumine el camino solidarista de nuestra patria!!!!!

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.