Dos caminos

La vida despertó, da sus primeros pasos, al ser esta la primera de muchas lecciones se entiende que, antes de correr hay que aprender a caminar, en este proceso de aprendizaje, al caminar por la vida, las caídas son la constante y los caminos antes de dar el siguiente paso, las decisiones por tomar, decisiones  muchas  equivocadas que inducen al error, simplemente por correr, en otras ocasiones al éxito, por la sensatez al caminar.

Sabemos por instinto que casi siempre los atajos representan riesgos innecesarios, mas los caminos largos los más seguros, estos últimos resumen dos virtudes, paciencia y prudencia.  “Es mejor despacio y con buena letra”.  “tiempo al tiempo”.  “Despacio porque precisa”.

El camino bueno, largo y seguro, requiere de una serie de lineamientos ligados a las leyes de Dios y a las leyes de la humanidad, bajo estas directrices bien aplicadas, se aprende a caminar por la vida en forma correcta.  Parece trillado, pero muchas veces se olvida, o no se quiere recordar, aún así, es importante hacer una breve remembranza de algunos valores que, con pesar hay que reconocer se están perdiendo, se están dejando de aplicar, se están guardando en el baúl de los recuerdos.

Amor, responsabilidad y honestidad, palabras que por si solas refrescan el espíritu y la conciencia, equidad, respeto y caridad, la fuerza de tres vocablos que indican como tratar al prójimo. Para no extender con palabras la definición de estos seis valores, sólo les pido estimadas y estimados radioescuchas por favor, dediquen 5 minutos a cada valor y mediten, sobre el significado de cada uno y apliquen en su forma de vivir estos seis valores.  No es mucho tiempo, son 30 minutos, si gusta escriba las definiciones, este simple ejercicio puede cambiar su vida y la de muchas personas.

Los valores se potencializan con el trabajo perseverante, la fe en Dios y uno mismo, al aplicar el amor generosamente.  La ética, los nobles sentimientos y la transparencia, consolidan el éxito, la felicidad y la moral, así se resumen el camino largo para transitar por la vida y llegar a las metas por el sendero correcto, con una proyección humana enfocada al servicio del prójimo.

Los atajos conllevan riesgos innecesarios relacionados, a los antivalores, al deterioro físico y espiritual, profundizar en este apartado, es recapitular en los negocios oscuros, la adulación, falsos afectos, en agresiones y abusos, en egoísmos irresponsabilidad y drogadicción entre otros caminos cortos que, conducen a un falso y corto bienestar.

Dos caminos una decisión y sus consecuencias.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.