Día del Padre. Día para agradecer y reconocer.

Gracias papá, simplemente porque Dios, mamá y tú me dieron el ser, más un corazón capaz de amar la vida y el amor; regalos invaluables, suficientes junto a los valores para ser feliz.  Trinomio indisoluble, indispensable e indiscutible que, ni la ciencia, ni las filosofías, menos aún la terquedad  humana  podrá sustituir.

Papá, mamá y Dios, sin importar el orden, son amor y el milagro de la vida, los estigmas sin razón muchas veces ubican al padre en el último lugar, un lugar  sin importancia,  sin resplandor e injusto. Papá, hoy que soy papá, entiendo que es un padre y que la imagen que me dieron de ti en muchas facetas era equivocada.

Gracias papá por el sustento, comprendo que cada alimento que me diste, fue trabajo,  una oración y amor responsable, sé que tu entrega no fue por obligación, como se ha querido subrayar, tu entrega es de corazón.

Gracias papá por tus nobles sentimientos, que lo que más anhelan es, llegar a casa y repartir abrazos, besos y caricias, no castigos ni regaños, menos aún ser el ogro, producto del, “vas a ver cuando llegue su papá”.  Gracias papá, porque en el surco que deja tu arado, entierras tus penas, temores y debilidades, para presentarte ante mí, como el hombre fuerte, autosuficiente e inmune al dolor, aunque tu alma llore en silencio, por el hecho de que sufrí un quebranto de salud.  Carga muy pesada que pusieron sobre tu espalda al decirte desde niño. ”Los hombres no lloran”.

Gracias a tu dedicación y esfuerzo papá, me diste una madre las 24 horas del día y no rodé en manos de terceras personas, no sólo eso, mamá tuvo la oportunidad de ser madre y realizarse como persona en todos los campos, gracias papá, por ser un papá moderno, asertivo y mojarse la camisa lavando platos.

Con orgullo afirmo que las excepciones no hacen la regla, y que existen más padres responsables, brillantes y buenos que, padres deshumanizados, de igual forma con las madres.  El título de padre o madre se obtiene con trabajo responsable, buen ejemplo,  amor y dedicación, no es un honor que se gana simplemente con traer hijos al mundo.

Si  la ciencia y la tecnología, desarrollan un instrumento que mida la calidad de los sentimientos, la humanidad se daría cuenta de cuan equivocada estaba en relación, a los verdaderos sentimientos y vivencias de un buen padre.

Con respeto y amor felicidades a todos los padres de familia.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.