Día de muertos

Hoy es 2 de noviembre, día de muertos o de los fieles difuntos, como tradicionalmente le llamamos en Costa Rica.

Básicamente, hoy recordamos a quienes ya no están aquí físicamente, pero que siempre nos acompañan en espíritu. Como parte de nuestras tradiciones en esta fecha se visita familiares y amigos cercanos en cementerios, se viste de negro, se ora o se va a la iglesia a rezar por esa persona que falleció.

Cada quien lleva su luto a su manera, pero existen tradiciones que forman parte de la cultura de varios países.

Por ejemplo, en China las antiguas dinastías solían colgar cajones en las montañas, para que los muertos estuvieran más cerca del cielo. También lo hacían como señal de respeto y ofrenda de libertad, para que el espíritu pudiera pasear por las rocas.

En la región de Cavite, en Filipinas, cuando un anciano fallece se construye una choza cerca de un árbol y luego el cuerpo se entierra parado dentro del tronco ahuecado.

Pero nada como la tribu Benguet, igualmente en Filipinas, que vendan el cuerpo del muerto y colocan la momia en la entrada de su casa. ¿Se imaginan esa escena?

En Haití, el festival de muertos, que es hoy llena de color y música las principales calles de Puerto Príncipe. Este es un ritual religioso donde los creyentes del vudú se visten de negro, blanco, rojo y púrpura, y se pintan el rostro con polvo blanco.

Además de visitar los cementerios y recorrer las calles de la ciudad, los fieles entregan pan y ron como ofrenda a los muertos, al dios de la muerte, que se llama Barón Somedi, y a su hijo Gede.

La cosa se pone fea, cuando, como parte del festejo algunas personas también se lavan la cara y los genitales con una mezcla de ron y chiles picantes, ya que piensan que están poseídos.

Eso debe arder… En Indonesia cada tres años, los aborígenes desentierran los cuerpos de sus familiares, los lavan y los visten con rompa limpia. Además de fotografiarse con ellos, sus familiares los pasean por sus lugares favoritos de la ciudad.

En Yucatán, México, los perros son amarrados para que las almas anden en libertad y los niños llevan un listón negro o rojo en la muñeca derecha, para protegerlos.

Y no olvidemos el famoso “pan de muerto” Las personas acostumbran incluir este tipo de pan en las ofrendas que colocan para los muertos. También agregan otros alimentos, como dulces típicos, fruta, el guiso favorito de sus antepasados y hasta licor.

Bueno, suficiente de muertos por hoy. Ya casi venimos con otro tema. No se nos vaya.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.