Día de la independencia

Acabamos de celebrar el ciento noventa y ocho aniversario de la independencia de España, como siempre, con bombos, platillos y faroles, está bien, es nuestro mayor acto cívico y patriótico, pero realmente somos libres y soberanos,? no tenemos acaso un nuevo yugo, una nueva opresión y una nueva esclavitud.?

Hoy por hoy somos víctimas de nuestra propia inoperancia política, vivimos tiempos difíciles, peligrosos, con un gobierno que inicio sin rumbo cierto y continua sin brújula y sin ruta. Ineficiencia y corrupción pareciera ser la consigna. Sin oposición responsable, casi todos los partidos políticos se han plegado al desgobierno más malo de los últimos cincuenta años según encuesta reciente de la UCR.

La modernización de la economía sigue siendo un sueño y un slogan de campaña, al no reactivarse la misma los niveles de desempleo han aumentado a un 13.2 % en áreas urbanas y a un 21.5% , en zonas rurales, promedio. Todo esto genera un aumento de la delincuencia y la criminalidad como lo hemos observado en las últimas semanas, con narcotráfico incluido.

Empresas sucumben   o quiebran, comercios cierran, transnacionales se van a destinos más competitivos y el país terminara muy mal si no hay un giro de 180 grados en muy corto plazo.

El llamado plan fiscal fue insuficiente y más bien provoco mayor especulación y en consecuencia mayor caos financiero en el bolsillo de todos los costarricenses, se anuncian nuevos impuestos, vía eurobonos y plan fiscal II, para financiar primordialmente pensiones de lujo, mega salarios públicos  y pluses salariales a cargo del pueblo, que día a día se empobrece mas….

La confrontación social aumenta, la  pugna entre sindicatos, pocos responsables y gobierno, va en creciente, la paz social y la democracia misma están en la encrucijada, si la sociedad civil no interviene ya , el caos será el protagonista principal de esta tragedia democrática.

Es hora de despertar,  de unirnos, de actuar, de plantear soluciones para todos, como decía Rousseau, para el mayor numero, al menos. Hora de hacer, es hora de independizarnos del yugo político, de la corrupción y de la inoperancia.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.