Derecho moral

Un padre alcohólico dentro de su enfermedad está en el derecho de decir a su hijo, por favor fíjese en este espejo, no se complique la vida, no complique la vida de las personas que dependen de usted, no desperdicie su vida y los recursos sumido en vicios que sólo perdidas, destrucción y deterioro moral le va a ocasionar.

Toda actividad realizada por humanos, tienen un común denominador; la inherente imperfección humana, más la oportunidad de rectificar, resarcir y convertir en experiencia proactiva los errores bajo el mejoramiento continuo, es el medio por el cual la humanidad puede alcanzar la perfección dentro de su imperfección.

Costa Rica estado de derecho, hasta el más humilde iletrado, agricultor, o indigente, puede y tiene el derecho de expresar su pensar, con respeto, prudencia y sentido común. Un indigente dijo “Busco a un humano y no lo encuentro”, el iletrado “me gustaría escribir la palabra justicia”, el agricultor “mi trabajo alimenta a la sociedad”.

Lo anterior se denomina sabiduría popular, valioso legado que en el presente se debe de escuchar y valorar.  No sólo el politólogo tiene el derecho de hablar de política, no sólo el académico tiene derecho a escribir un libro, no sólo un universitario tiene ideas frescas.

Derecho moral amén a la imperfección del catolicismo, el arzobispo de Tilarán Manuel Eugenio Salazar, en representación de todos los católicos, tiene el derecho de defender la vida, la familia, el diálogo transparente, el bienestar de las mayorías, el respeto, la tolerancia y no adoctrinar a los niños con la ideología de género.

El concepto inclusivo involucra a cada ciudadano, en este involucrar está la libre expresión del pensamiento, y la auto determinación del individuo, nadie puede cuartar estos derechos, nadie puede decir que se puede o no, hablar o escribir, aunque los valores y la moral quieran ser socavados por ideologías importadas.

En Costa Rica existen problemas serios por resolver, como para desviar la atención y recursos, con temas desestabilizantes para la inmensa mayoría de las familias, temas que parecieran ocultar la inexperiencia y habilidad para resolver lo trascendental.

Derecho moral no implica ser perfecto para hacer valer este derecho, el pueblo tiene el derecho moral de pedir y exigir a sus gobernantes respeto, asertividad y el bienestar de las mayorías, entendiendo como política “el arte de servir”, entendiendo como política, “el concepto inclusivo, donde todas y todos podemos participar”.

Todos podemos equivocarnos, todos podemos rectificar, todos podemos resarcir.  Dentro de la imperfección humana, se puede luchar por la perfección.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.