Dejemos a los educadores en paz.

Los  ciudadanos estamos conscientes, de que no estamos viviendo los mejores momentos de la seguridad. Las implicaciones financieras, los retos del país, la baja en las exportaciones e inversiones todo nos afecta  y nos preocupa.

Pero todos  sabemos   cuan importante es  la necesidad de un Instituto Costarricense de Electricidad estable, de una Seguridad Social, que se dedique atender a los enfermos, de un trabajo para   mejorar la red de carreteras  y puertos,  y   ofrecer seguridad a las ciudadanos. Pero  lo más importante  es  empleo para todos,  lo cual es emergencia nacional.

Nos sentimos inseguros,  cuando la droga llega a nuestras puertas, los asesinatos se producen cada  noche,  sin conocer su autores , cuando el mar ofrece   desembarcos de drogas día y noche   y  nuestros jóvenes   se ven  atacados por  la inseguridad  y la violencia. 

Sentimos, que  debemos estar unidos a nuestros gobernantes, en atender  y cooperar con la seguridad en las carreteras, en las  ciudades y  poblados, de manera que entre todos  colaboremos, por la seguridad  ciudadana.Los  habitantes de este país   conocemos bien nuestra responsabilidad para asegurar  nuestro país. Allí podemos  dar en libertad nuestro aporte .

Pero nos sentimos  apaleados   y  tristes  cuando no se atiende  y no se respeta  lo más importante  de nuestras  instituciones: La  familia  y la educación.

Nosotros  sabemos, el valioso papel que realizan los educadores ,cada mañana y cada tarde. Dejémoslos  que hagan su trabajo. Apoyemos su capacitación, pero nadie necesita que el Ministerio de Educación se convierta en un campo de batalla ideológico.No , no  mil veces no.

Los 10 cantones, que se revelaron con la educación de la afectividad,  hace  dos años fueron un claro ejemplo, de la poca aceptación que tiene las batallas ideológicas,  en la educación que nos vienen impuestas desde las Naciones Unidas.Pues es esta organización la que distribuye y hace los materiales educativo   de la ideología  de genero,  que nos  tiene mareados en la diversidad ideológica y no en los objetivos concretos  de educar bien día a día .

No descarrilemos  la historia de Costa Rica. Enrumbemos   la educación, por donde debe ir,  por el camino correcto. 

Honestidad, exigencia, disfrute ,respeto , alegría, debate, encuentros, virtudes  humanas , dialogo  estos son los temas que esperamos del sistema educativo. Pero basta ya de ideologías, de pensamientos difusos y contrarios a los derechos humanos. Escuchemos a los padres de familia que son parte del esfuerzo generador de virtudes.

Hagamos bien  lo sencillo.La enseñanza del día a  día. Dejemos a los educadores en su tarea, y desde  nuestros hogares, apoyemos, conversemos con el maestro . Mejoremos nuestra educación , pero  esta se inicia en cada casa, es allí donde  conocemos lo mejor de Costa Rica: que es la familia, constituida por  un padre y una madre claves para el sistema educativo.

Hagamos bien lo que sabemos y  no permitamos lo que nos desconcentra. La educación debe llevarnos a lo mejor de Costa Rica y no a un enfrentamiento ideológicos, que puede llevar a cosas más graves , que  nadie  quiere.

Deseamos pensamiento y acción en las aulas y en los hogares, no  permitamos la contaminación  ideológica. Dejemos a los educadores  en paz .

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.