¡Crisis nacional!

Con motivo del descubrimiento de la UPAD y de sus posteriores secuelas, el país ha entrado en una profunda crisis de gobernabilidad y una aún mayor crisis política. El señor Presidente ha llamado a don Rodolfo Méndez Mata para que junto a dos personas más ofrezcan solución a la organización de Casa Presidencial.

 Resulta urgente el restablecimiento de la confianza y credibilidad en el país, o el empleo y la economía no crecerán de ninguna manera.

Curiosamente la comisión política del Partido Acción Ciudadana ha objetado la designación de don Rodolfo y las anunciadas consultas a dos anteriores ministros de la presidencia, que son recordados en el país como ejemplos de efectividad. Es comprensible que el PAC resienta que se llame a don Rolando Laclé y a don Rodrigo Arias a consultas. Ellos dos fueron atacados por años y descalificados como “los mismos de siempre” y acusados  de “todos corruptos” por el PAC, cuando éste buscaba la eliminatoria de la legitimidad de la dirigencia democrática opositora.

Han pasado ya dos gobiernos del PAC, los problemas se multiplican, los tribunales han condenado a personeros de ese partido por estafa y le han impuesto al PAC como pago al daño civil causado, una suma de cientos de millones de colones. Los nuevos y presuntamente capaces y honestos se han mostrado incapaces de organizar correctamente el gobierno. Algunos de los nuevos e íntegros han sido descubiertos y sentenciados por estafa al erario.

Siempre se ha tenido por útil la combinación de experiencia y juventud. Antes los ministros eran personas fogueadas y los viceministros individuos capaces y preparados que estaban junto a su mentor aprendiendo en la práctica el “arte de gobernar”. El PAC  instaló a individuos  sin experiencia.

¿Cómo no consultar a quienes se desempeñaron hábilmente en el Ministerio de la Presidencia? Ellos no decidirán, pero quienes van a hacerlo contarán con el conocimiento de sus vivencias. Probablemente habría sido mejor para la comisión política del PAC ofrecer personas de experiencia y criterio, preparación y capacidad dentro de aquel partido, para ayudar al presidente en compañía del ministro Méndez. Rechazar sin proponer no se vale.

Al gobierno se le acabaron las opciones. Puede no hacer nada, naufragar y con él también nuestro país, o hacer cosas con quienes saben hacerlas, para sacar adelante al gobierno y a Costa Rica. El gobierno es de todos los costarricenses así que un llamado a quienes saben, aunque hayan militado en partidos adversarios del PAC, no solo es legítimo si no absolutamente conveniente, ya que detrás de esos consejos también vendrá otro intento de revitalizar un esfuerzo de gobierno de unidad nacional y de consenso.

Los comentarios están cerrados.