Crecimiento económico no debe estancarse más

El panorama para un mayor crecimiento económico no es sencillo, pero tampoco es que sea algo imposible de lograr en la economía costarricense. Lo hicimos en el pasado y lo podemos volver a hacer.

Pero, si nos dejamos llevar por algunos números, las estimaciones no son nada alentadoras.

  • La economía costarricense se estancaría en 3,3% en el 2019, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).
  • La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) estableció que el crecimiento de la producción de Costa Rica en el 2019 sería de un 2,9%.
  • El Banco Mundial rebajó las proyecciones de crecimiento económico debido principalmente a riesgos financieros y lo fijo en un 2,6%, tras analizar la coyuntura económica.

De no hacer nada para revertir una situación como la antes descrita, como país estamos destinados a  estancarnos y a dejar a la ciudadanía a expensas que aumenten las cifras de desempleo e informalidad, así como la pobreza y por ende potenciar los niveles de delincuencia.

Para el sector empresarial, es urgente retomar el camino hacia un crecimiento económico, por lo que se debe llegar a acciones concretas que mejoren el ambiente de negocios en el país, que lleve a una mayor actividad económica y por ende mayor bienestar para todos los costarricenses.

Desde la Unión de Cámaras lo hemos expresado en varias oportunidades, que se deben promover cambios que busquen la eficiencia, la restructuración del Estado y una reducción sustancial del gasto público. Es buscar opciones para tener tarifas eléctricas competitivas, mejorar la deficiente infraestructura, darle un golpe de timón a los procesos de tramitomanía y acciones que garanticen una mayor seguridad jurídica.

Pero también, necesitamos confianza hacia el sector privado y ser escuchados, pues estamos en la mayor disposición de trabajar por Costa Rica. No es dándoles a los enemigos del sector privado elementos que se explican mal o que no se aclaran y que generan animadversión hacia quienes pagan los salarios en el ámbito privado, pero también a través de los impuestos los salarios públicos.

A veces creemos que se nos “olvida” que un mayor crecimiento de la economía tendría múltiples beneficios, entre ellos, más ingresos para el Estado por concepto de impuestos.

De ahí que vemos positivo el anuncio de la reducción en las estimaciones del déficit.

Lo anterior es un buen paso pues el crecimiento de la economía genera confianza al ciudadano, al inversionista internacional y al empresario nacional.

Como país no debemos estancarnos y debemos trabajar juntos por seguir creciendo, no dejemos que las voces extremistas y que quieren generar caos, lleven a Costa Rica por caminos que ya otros han recorrido con pésimos resultados.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.