Convivir

El día despunta, un abanico de posibilidades se extiende, la interacción en todas sus expresiones inicia. La humanidad legisla su destino, paralelo al destino de las especies animales, vegetales y demás recursos naturales y tecnológicos, un todo que determinará la permanencia de la vida sobre la faz de la Tierra.

La especie humana es responsable de salvo guardar el equilibrio que, garantice a las futuras generaciones un Planeta saludable. Grave error creer que el exterminio de los bosques, contaminación del aire, ríos y océanos, justifique al hombre como el principal depredador y gestor del cambio climático y la auto aniquilación humana.

El egoísta interés de los grandes consorcios económicos productores de contaminantes, el crecimiento urbano desmedido exento de planificación y políticas débiles de conservación, aunado a la desidia de las personas, son detonantes de la desforestación, del plástico en los océanos y la contaminación de la atmosfera.

En el pasado la ignorancia promovió la caza indiscriminada del tiburón por su aleta, del rinoceronte por su cuerno, del castor por su piel. La lista de especies animales y vegetales en vías de extinción por causa del hombre es extensa, como lo es la certeza de que la humanidad sin la biodiversidad necesaria no sobrevivirá.

Nada justifica que la humanidad continúe con la destrucción del medio ambiente, no es posible saber lo que hay que hacer y no se hace, si es así, la humanidad está peor que antes, al menos antes, la justificación era la ignorancia. Es impostergable   convivir civilizadamente, como los animales conviven con el medio ambiente.

Convivir significa respeto, responsabilidad y acciones asertivas en todas direcciones en pro de revertir los desatinos contra el medio ambiente.  Respeto a los espacios que necesitan los bosques, los ecosistemas, los mantos acuíferos, la atmosfera, respeto al uso racional de los recursos, recursos que si no se cuidan desaparecerán.

Responsabilidad; la inteligencia humana otorgada por Dios implica la inmensa   tarea de conservar la vida en este bello Planeta, inteligencia para descifrar los secretos y necesidades de la naturaleza y, en forma responsable actuar en beneficio de la conservación del medio ambiente su fauna, flora y los recursos.

Acciones asertivas por parte no sólo de los conservacionistas, se ocupa de los políticos, instituciones públicas y privadas, organizaciones comunales y de cada persona, es un trabajo en equipo, donde cada acción cuenta.  Convivir en armonía con la naturaleza, con el prójimo y la tecnología, es convivir responsablemente.

Los frágiles ecosistemas que sustentan la vida sobre la Tierra están en peligro, como lo está la humanidad.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.